Quantcast

Presentarán un recurso en Estrasburgo para no suspender alimentos a Eluana

Roma, 17 nov (EFE).- Un recurso contra la sentencia del Tribunal Supremo que ha autorizado la suspensión de la alimentación a Eluana Englaro, de 37 años y en estado vegetativo, será presentado mañana en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo por parte de 34 asociaciones italianas.

La abogada de las 34 asociaciones, Rosana Elefante, ha declarado hoy que se trata del primer recurso en estos términos presentado ante el Tribunal de Estrasburgo "porque alegamos el tema de la incapacidad, el problema de delegar y el de la suspensión de la hidratación y la nutrición".

Sobre los dos primeros aspectos el Tribunal europeo no se ha pronunciado nunca, pero sobre el tercero existe un precedente de una mujer inglesa con esclerosis múltiple, que pidió la interrupción de la hidratación y de la nutrición porque la consideraba "una tortura".

El Tribunal Estrasburgo no autorizó la suspensión y declaró que nutrir e hidratar no pueden considerarse "una terapia inhumana".

Por otro lado, muchos médicos de la ciudad de Udine en la región de Fruili-Venecia- Julia (noreste), donde la familia de Eluana ha decidido trasladar a la joven para que le sea desconectada la sonda que le mantiene alimentada desde hace 17 años y muera, han afirmado que se acogerán a la objeción de conciencia.

El presidente del Colegio de Médicos de Udine, Luigi Conte, ha declarado que ha recibido muchas llamadas de médicos que han advertido que si son llamados a la cabecera de Eluana se acogerán a la objeción de conciencia para negarse a detener la alimentación y la hidratación que la mantiene viva.

Aunque algunos otros- según han dicho- se han mostrado de acuerdo con la sentencia.

En cuanto a la influyente revista Familia Cristiana, ha apoyado hoy la petición de los obispos italianos para la aprobación de una ley que defienda el derecho a la vida de los más débiles y los considerados incurables.

Con un comentario del teólogo Louis Lorenzetti, ha subrayado que con la caso de Eluana se ha destapado el problema de una cultura hedonista "que exalta la vida, pero de pronto la rebaja cuando se presenta precaria física o psicológicamente y así no se logra comprender el sentido, el valor y el derecho a la vida".

Y ha exigido una ley justa sobre el fin de la vida que reconozca tres valores: la voluntad clara y explícita del paciente, el papel del médico en entendimiento con el paciente (o familia) y el derecho y el deber de asistencia sanitaria de cada persona contra cualquier forma de abandono terapéutico".

Para el semanario católico el fallo del Tribunal es preocupante porque reduce la conciencia de la defensa colectiva de los que están en condiciones similares a Eluana, (en Italia 2.000 entre niños y adultos).

Como contrapunto, la parlamentaria radical Maria Antonietta Farina Coscioni, ha defendido que "aunque estuviese científicamente probada la existencia de una esperanza para Eluana, debemos respetar su voluntad, una voluntad conocida y manifestada".

Para la diputada Isabella Bertolini del conservador Pueblo de la Libertad (pdl) sin embargo, "quitar el agua y la alimentación a un ser humano significa condenarlo a muerte por hambre y sed".

El pasado día 13 el Tribunal Supremo italiano autorizó la supresión de la alimentación a Eluana, que se encuentra en estado vegetativo desde hace 17 años debido a un accidente de tráfico, tras una larga lucha judicial en ese sentido por su padre, Giuseppe Englaro.

Los médicos calculan que una vez se le quite la sonda a Eluana, la joven tardará unos quince días en expirar. EFE

cps/sc