Quantcast

El APEC supone una amplia parte del comercio y la población mundiales

Bogotá, 17 nov (EFE).- El Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que celebra su cumbre anual en Lima esta semana, fue fundado en 1989 y tiene actualmente 21 miembros, que representan el 55 por ciento del PIB mundial, casi la mitad del comercio y el 40 por ciento de la población del planeta.

La ciudad australiana de Camberra fue escenario de la fundación de esta asociación de carácter gubernamental, con sede en Singapur, en la que se codean las economías más desarrolladas con algunas de las más pujantes de las emergentes.

Tres de las características esenciales de APEC son un bajo nivel de burocracia, el predominio de lo económico y comercial sobre los planteamientos o pronunciamientos políticos, aunque desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 la lucha contra el terrorismo ha estado en la agenda, y la toma de decisiones por consenso.

El objetivo es buscar la cooperación económica entre los países de la cuenca del Pacífico, centrándose en tres áreas de actuación: cooperación técnica y económica, facilitación y liberalización del comercio, y facilitación de negocios.

En la actualidad, APEC está formado por 21 miembros, de 20 países, a los que denomina "economías": Australia, Brunei, Canadá, Corea del Sur, Chile, China, EE.UU., Filipinas, Hong Kong (China), Indonesia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Singapur, Tailandia, Taiwán, Perú, Rusia y Vietnam.

El último año en que se produjeron incorporaciones a la APEC fue 1998, cuando entraron los tres últimos mencionados en la lista, y hasta 2010 no puede haber nuevos miembros en razón de una moratoria establecida en 2007.

En la lista de espera están Colombia, Panamá, Costa Rica y Ecuador.

En la reciente Cumbre Iberoamericana de San Salvador, once países latinoamericanos, incluidos los tres que ya son miembros de APEC (Chile, México y Perú), constituyeron el llamado "Arco del Pacífico", para consolidar sus lazos de integración y el comercio con Asia.

APEC funcionó como una conferencia de ministros hasta 1993, cuando los dirigentes de los Estados miembros se reunieron en EE.UU. y quedó institucionalizada la celebración de una "cumbre" anual, que va siempre precedida de una conferencia ministerial y de reuniones de empresarios.

En la primera cumbre, celebrada en la isla de Blake, estado de Washington (EE.UU), el anfitrión propuso sin éxito dotar al foro de una estructura formal similar a la de la Unión Europea.

A esa cita siguió la de Bogor (Indonesia), donde se acordó derribar prácticamente todas las barreras que dificultaban hasta entonces el comercio y la inversión entre los miembros de la APEC y se establecieron las bases para crear una zona de libre comercio en la cuenca del Pacífico.

Un año después, en Osaka (Japón), se ratificó la llamada Agenda para la Acción, con el objetivo puesto en la liberalización del comercio en dos fases. La primera en el 2010 para los socios con economías más desarrolladas y la segunda en el 2020 para el resto de los miembros de la APEC.

En la cumbre de Subic (Filipinas) se respaldó un plan de EE.UU. para liberalizar la industria de las tecnologías de la información, que dio lugar a un acuerdo firmado por 28 países.

Además, se aprobó un plan con los compromisos de cada socio en particular y de todos en conjunto, para reducir los aranceles hasta su eliminación en el 2010 en las economías desarrolladas y en el 2020 en el resto.

Como seguramente ocurrirá en la cumbre de Lima, los días 22 y 23 de noviembre, una crisis financiera, en este caso la de los países del sudeste asiático, centró la reunión de 1997, celebrada en Vancouver (Canadá) y en la que se aprobó la liberalización regional de 15 sectores económicos.

En 1998, la crisis seguía coleando y la sexta cumbre, celebrada en Kuala Lumpur (Malasia), expresó en su declaración final la necesidad de que el foro modificase sus actividades, mecanismos y estructuras para lograr el objetivo de la liberalización del comercio.

En la cita del año siguiente, en Aukland (Nueva Zelanda), se dio apoyo al ingreso de China en la Organización Mundial de Comercio, mientras que en la del 2000, celebrada en Bandar Serei Begawan (Brunei), se apostó por la globalización, por una nueva ronda de la OMC y por buscar medios para combatir las fluctuaciones del precio del petróleo y evitar un impacto negativo en el crecimiento.

En el 2001, en Shangai (China), se establecieron directrices para que el Foro aprovechase las ventajas de la nueva economía y el crecimiento económico a través de los avances tecnológicos.

Un año después, la cumbre de Los Cabos (México) trató, junto con la liberalización del comercio, la lucha contra el terrorismo, a instancias de EE.UU., una novedad en la agenda que no satisfizo a otros socios, los cuales se quejaron en el siguiente cónclave, el de Bangkok (Tailandia) de 2003.

En la capital tailandesa también se abogó por avanzar en la Agenda de Doha y por trabajar en favor de la abolición de los subsidios a las exportaciones agrarias.

La cumbre de 2004, en Santiago de Chile, reafirmó la primacía del sistema multilateral de comercio, el compromiso de luchar contra la corrupción y asegurar la transparencia, y se dieron pasos para facilitar los viajes de hombres de negocios.

Al año siguiente en Pusan (Corea del Sur), los mandatarios suscribieron la iniciativa de llevar a cabo medidas destinadas a la protección de la Propiedad Intelectual, para reducir la creciente producción de imitaciones de artículos de marca y de copias de programas informáticos.

Hanoi (Vietnam) fue la sede de la reunión de 2006, donde los líderes de las economías APEC se comprometieron a desbloquear las negociaciones multilaterales sobre el comercio global (Ronda de Doha) y a estudiar la iniciativa de crear un área regional de libre comercio.

En 2007, en Sydney (Australia), el acento estuvo en la suspendida Ronda de Doha y en pedir su reanudación, pero también en el cambio climático y en el compromiso de los miembros de APEC de mejorar la eficiencia energética en un 25 por ciento antes de 2030.

Además, se amplió hasta el 2010 la moratoria al ingreso de nuevos miembros, por lo cual las puertas continuarán cerradas para Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica. EFE

ar/pmc/hma

(infografia)