Quantcast

El Tenerife, entre la impotencia y la indignación en la semana del derbi

Santa Cruz de Tenerife, 17 nov (EFE).- El Tenerife inició hoy la semana del primer derbi regional de la temporada con una mezcla de sensaciones, entre la impotencia por no ganar pese a darlo todo en los partidos y la indignación por la actuación del colegiado Pedro Martínez Franco en el último duelo contra la Real Sociedad.

La historia se viene repitiendo en las últimas semanas para el equipo de José Luis Oltra, ya que domina los encuentros, acumula méritos suficientes para llevarse los tres puntos pero acaba cediendo en acciones puntuales, si bien contra la Real hubo un ingrediente novedoso: la polémica arbitral.

El penalti no señalado por unas manos de Mikel González dentro del área cuando el Tenerife dominaba por 1-0 ha desencadenado una ola de críticas y lamentos en la isla, acrecentadas por la forma en que se escaparon dos puntos del Heliodoro, justo en la última acción del encuentro y de nuevo a raíz de una acción a balón parado.

En la línea del discurso de José Luis Oltra, quien en la rueda de prensa post partido pidió "equidad" en las actuaciones arbitrales, se pronunció hoy Daniel Kome, quien se quejó de que al Tenerife "a la mínima nos las pitan todas".

A su vez, lamentó que la Real Sociedad "no tuvo ninguna ocasión" salvo el córner postrero que significó el empate y reiteró lo de las últimas semanas, que "el trabajo estuvo fenomenal" y que debe ser "la línea a seguir".

Kome, que junto a Richi se ejercitó hoy al margen del grupo, aclaró que regresará a tiempo del amistoso que jugará el miércoles con la selección de Camerún en Sudáfrica.

Lamentó no poder disfrutar completamente de "una semana distinta" por la expectación que generan los derbis contra Las Palmas y deseó regresar en condiciones para entrar en la lista de convocados de José Luis Oltra.

Reveló por último que el capitán Cristo Marrero se esfuerza tanto en concienciar a la plantilla de la importancia del clásico canario que se ha comprometido a invitar a cenar a toda la plantilla si se gana en el estadio de Gran Canaria.

El otro jugador del Tenerife que pasó por sala de prensa fue el meta Sergio Aragoneses, quien aseguró hoy que le "da igual" el resultado del derbi del sábado contra Las Palmas "mientras ganemos".

El portero gallego indicó que el clásico canario "será bonito" y lo hizo desde la experiencia, pues recordó que en su anterior etapa en el Tenerife ya intervino en el mismo.

"Son partidos muy bonitos y de mucha rivalidad", prosiguió Aragoneses, para quien "ya se nota en el ambiente y en el vestuario" la cercanía de este choque entre canariones y chicharreros, si bien agregó: "los futbolistas normalmente estamos aislados".

Más allá de la frustración por el empate postrero de la Real Sociedad, Aragoneses tiene motivos para la satisfacción, ya que debutó en Liga con el equipo blanquiazul.

"Me sentí muy contento con los aplausos de la gente cuando entré al campo. Se los agradezco y espero devolverlo con lo que sé hacer, que es jugar al fútbol", se comprometió.

Aragoneses lamentó que el tanto de la Real llegara justo en la última acción del encuentro pero se quedó con que "estamos en una buena línea, y el equipo está confiado".

"Llevamos varios partidos jugando bien a fútbol aunque estamos pasando por una mala racha y teniendo mala suerte", apostilló.

En cuanto al debate sobre si el Tenerife debe defender las acciones a balón parado en individual o en zona, comentó: "en ambas me siento seguro pero sea cual sea, los jugadores tienen que estar concentrados y saber desempeñar su labor". EFE

lgr/jmr/jl