Quantcast

Berlusconi reitera que existe el secreto de Estado en el caso de Abu Omar

Roma, 17 nov (EFE).- El presidente del Gobierno de Italia, Silvio Berlusconi, confirmó que las actividades de los Servicios Secretos están amparadas por el secreto de Estado, en relación al juicio sobre el secuestro en Milán (norte) del imán Abu Omar, en el que están imputados agentes italianos y de la CIA.

El juez del proceso sobre este secuestro, Oscar Magi, había pedido a Berlusconi que aclarase si las órdenes del entonces responsable de los Servicios Secretos Militares Italianos (SISMI), Nicollo Pollari, imputado en el caso, están amparadas por el secreto de Estado.

En una carta, con fecha 15 de noviembre y que fue leída hoy durante el proceso, Berlusconi confirmó que las relaciones entre servicios secretos italianos y extranjeros están bajo Secreto de Estado para "garantizar la credibilidad en las relaciones internacionales".

El juez pidió la intervención de Berlusconi después de que uno de los testigos más importantes del caso, un ex jefe de Gabinete de los Servicios Secretos Militares Italianos (SISMI), Giuseppe Scandone, se amparase en el secreto de Estado para no responder a algunas preguntas.

Scandone presentó una anterior carta de Berlusconi, que había sido enviada al Ministerio de Defensa, del Interior y a los jefes de los Servicios Secretos, donde se pedía a los agentes guardar silencio en materia relativa "a las relaciones entre servicios secretos italianos y extranjeros, también en referencia al llamado secuestro Abu Omar".

La posibilidad de ampararse en secreto de Estado está retrasando el desarrollo del juicio que se sigue en Milán desde el 8 de junio, el primero en Europa relativo a los llamados "vuelos de la CIA".

Los fiscales del caso, Armando Spataro y Ferdinando Pomarici, han pedido que considere el secuestro del imán como un "hecho subversivo del orden constitucional" para poder eliminar cualquier referencia al secreto de Estado.

En el juicio están sentadas en el banquillo de los acusados 35 personas, entre ellas 26 agentes de los servicios de inteligencia estadounidenses (CIA), que el tribunal de Milán declaró en rebeldía al no presentarse.

Entre los imputados figura el antiguo jefe de los servicios secretos militares italianos (SISMI) Nicollo Pollari y el anterior responsable de la CIA en Italia, Jeff Castelli.

Abu Omar fue secuestrado en 2003 cuando salía de su casa de Milán supuestamente por agentes de la CIA y trasladado a Egipto, donde fue encarcelado y sufrió torturas, según denunció éste tras ser excarcelado a principios de 2007. EFE

ccg/ma