Quantcast

Golpean y prenden fuego a 11 presuntos ladrones en el altiplano boliviano

La Paz, 17 nov (EFE).- Once presuntos ladrones fueron hoy golpeados por furiosos habitantes de la localidad de Achacachi, en el altiplano andino boliviano, que también les rociaron con gasolina y les prendieron fuego, causándoles quemaduras, según informaron los medios locales.

Los habitantes de Achacachi -feudo de los "ponchos rojos", radicales indigenistas aimaras afines al presidente Evo Morales- sorprendieron anoche a los sospechosos cuando supuestamente intentaban robar y luego los trasladaron al estadio de fútbol de la localidad, donde les golpearon durante horas.

Según los medios, se trata de seis hombres y cinco mujeres que fueron capturados por los vecinos de Achacachi, localidad situada a menos de 100 kilómetros al norte de La Paz.

Radio Fides informó de que una unidad militar que tiene su cuartel cerca de la localidad intentó evitar el linchamiento, pero los achacacheños lo impidieron y ni siquiera les permitieron acercarse a los once acusados.

El viceministro de Gobierno (Interior), Rubén Gamarra, confirmó a radio Erbol que al menos ocho fueron entregados a la Policía, poco después de que el alcalde, Eugenio Rojas, también miembro de los "ponchos rojos", convenciera a sus vecinos de que pararan el linchamiento.

Según Erbol, al menos dos de los que fueron entregados a la Policía se encontraban inconscientes y mal heridos.

El viceministro Gamarra calificó los hechos de "una reacción de la población en virtud de que tienen desconfianza de la acción del Ministerio Público y de la Justicia".

"Sin embargo, la Policía garantiza que estas personas han de ser puestas a disposición de las autoridades competentes", señaló Gamarra al tiempo que aseguró que va a "hacer el seguimiento necesario hasta su procesamiento y la sanción respectiva".

El viceministro además convocó a los vecinos de Achacachi a "deponer las actitudes de violencia" y recordó que "la justicia por mano propia no es la justicia comunitaria".

El linchamiento hasta la muerte de los delincuentes sorprendidos "in fraganti" es una práctica relativamente habitual en la región andina boliviana y es reivindicada los indígenas como una forma de "justicia comunitaria", aunque el Gobierno de Morales la rechaza. EFE

az/sam/pdp