Quantcast

Colombia interviene una firma "pirámide" antes de declarar emergencia social

Bogotá, 17 nov (EFE).- El Gobierno de Colombia intervino hoy la firma DMG, que ofrecía triplicar los intereses a sus clientes, en medio de la crisis por la quiebra de las "pirámides" financieras que captan dinero fuera del sistema legal, informaron fuentes oficiales.

Además, el Gobierno de Bogotá tiene previsto declarar hoy el "estado de emergencia social", que permite expedir decretos para afrontar la situación, que analizó el domingo en una larga sesión el presidente Álvaro Uribe con sus ministros.

El fenómeno de las "pirámides" entró en crisis la semana pasada en Colombia cuando comenzaron a desaparecer los responsables de varias oficinas que recibían dinero en metálico a cambio de ofrecer intereses de hasta el 300 por ciento.

La Presidencia colombiana informó de que hoy se explicarán en una rueda de prensa las medidas de "emergencia social", situación prevista por la Constitución que faculta al Ejecutivo a emitir decretos en casos especiales durante un periodo inicial de un mes.

El general Orlando Páez Barón, director de seguridad ciudadana de la Policía, declaró a los periodistas que se ordenó intervenir la firma DMG en 20 departamentos del país y de inmediato las sedes de esa firma en 59 localidades fueron ocupadas por los agentes.

La ocupación se hizo de madrugada, lo que evitó protestas y disturbios.

La compañía DMG lleva las iniciales de su promotor, David Murcia Guzmán, un joven empresario que se encuentra en Panamá.

Esta firma atrajo en los últimos dos años a miles de clientes atraídos por su sistema de entregar cupos de crédito, incrementando sus aportaciones.

Pero sus responsables aseguraron en su página web que no han incurrido en actividades ilegales, ya que no manejan dinero sino tarjetas "prepago" que se entregan a los clientes que no encuentran rentabilidad en los bancos.

Por ello, las acciones del Estado "no tienen sustento moral ni legal", agregó la empresa.

Según el Gobierno, en los últimos tres años funcionaron en el país al menos 240 de esas compañías "piratas" que pudieron recaudar unos 800 millones de dólares ofreciendo triplicar los fondos y que quebraron al no poder cumplir su oferta.

El miércoles pasado se registraron disturbios en varias ciudades colombianas, en las que decretó el toque de queda para contener las protestas, en las que murieron dos personas mientras que un tercer ahorrador defraudado se suicidó.

Como consecuencia de esta crisis, el viernes renunció el superintendente financiero, César Prado. EFE

gta/mmg