Quantcast

Fidel Castro afirma que la declaración de la cumbre del G20 "no dice nada"

La Habana, 17 nov (EFE).- El ex presidente cubano Fidel Castro afirma hoy en un artículo de prensa que la declaración final de la Cumbre del G20 en Washington "no dice absolutamente nada" y que no se rozaron "ni con el pétalo de una flor los privilegios" de EEUU.

"Se trata simplemente de una apelación piadosa a la ética del país más poderoso del planeta (…) como quienes ruegan al lobo que no se devore a la Caperucita Roja", dice Castro en su "Reflexión", titulada "El parto de los montes".

Según el convaleciente líder cubano, "lo increíble es la propia declaración final", que es "una aceptación plena de las exigencias de (el presidente estadounidense, George W.) Bush, antes y durante la cumbre".

Afirma que el documento está redactado en "lenguaje tecnocrático, inaccesible para las masas", refleja "pleitesía al imperio, que no recibe crítica alguna", y contiene "loas" al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y a otras organizaciones multilaterales, a las que acusa de ser "responsables de la crisis".

Destaca que la declaración "fue suscrita por Bush, campeón del neoliberalismo, responsable de matanzas y guerras genocidas, que ha invertido en sus aventuras sangrientas todo el dinero que habría sido suficiente para cambiar la faz económica del mundo".

El Grupo de los 20 (G20), según Castro, nada dice "de lo absurdo de la política de convertir los alimentos en combustible", ni del "intercambio desigual" que perjudica al Tercer Mundo, ni sobre la carrera armamentista, la ruptura del equilibrio ecológico o "las gravísimas amenazas a la paz que ponen al mundo al borde del exterminio".

"Sólo una frasecita perdida en el largo documento menciona la necesidad de 'afrontar el cambio climático', cuatro palabras", protesta el ex mandatario.

Recuerda que Washington ya "había decidido inyectar 700.000 millones de dólares para salvar a sus bancos y empresas transnacionales", mientras Europa ofrecía una cifra igual o mayor y Japón ha prometido 100.000 millones de dólares.

"Esperan de la República Popular China, que desarrolla crecientes y convenientes vínculos comerciales con los países de América Latina, otra contribución de 100.000 millones procedentes de sus reservas", agrega el líder cubano en el día en el que el presidente chino, Hu Jintao, tiene previsto llegar a La Habana.

"¿De dónde saldrían tantos dólares, euros y libras esterlinas como no fuera endeudando seriamente a las nuevas generaciones? ¿Cómo se puede construir el edificio de la economía mundial sobre billetes de papel, que es en lo inmediato lo que realmente se pone en circulación?", pregunta el ex mandatario.

"¿Valdría la pena tanto viaje (…) para reunirse con un presidente al que le quedan sólo 60 días de gobierno, y suscribir un documento que ya estaba diseñado de antemano para ser aprobado en el Washington Museum?", añade el artículo.

La "Reflexión", además, ironiza sobre la ubicación de los líderes mundiales durante la cumbre del G20, al sentar Bush al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a su derecha en la cena del viernes, y a Hu Jintao, a su izquierda.

El presidente francés y titular de turno de la UE, Nicolás Sarkozy, "descontento con la arquitectura actual del orden financiero, quedó distante de él, con el rostro amargado", agrega el artículo.

"Al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, víctima del resentimiento personal de Bush (…) ni siquiera lo vi en las imágenes televisadas de la cena", anota el líder cubano.

El ruso Dmitri Medvédev, que visitará Cuba la próxima semana, y "a quien (Bush) ofende con la amenaza de ubicar los radares y la cohetería estratégica nuclear no lejos de Moscú -dice Castro-, fue ubicado en un asiento distante del anfitrión". EFE

am/hma