Quantcast

Los vecinos del pueblo pirenaico de Cauterets muy sorprendidos con el arresto

Cauterets (Francia), 17 nov (EFE).- Vecinos de la pequeña localidad pirenaica de Cauterets están "muy sorprendidos" con la detención en este municipio que da acceso a las estaciones de esquí del presunto jefe del aparato militar de ETA, Mikel Garikoitz Aspiazu, alias "Txeroki".

Este pequeño pueblo próximo a Lourdes, desde donde se ven las montañas nevadas de las estaciones de esquí, ha amanecido hoy conmocionado por la importante operación policial desarrollada esta madrugada y que ha permitido el arresto de "Txeroki" y de la presunta etarra Leire López Zurutuza, cuyas identidades ya han sido confirmadas tras cotejar sus huellas dactilares.

Uno de los residentes en la calle Richelieu, donde han sido detenidos los dos supuestos miembros de la organización terrorista, ha explicado que Cauterets es "un pueblo muy pequeño donde todo el mundo se conoce" y donde "hay muchos españoles, con quienes la relación es cordial".

De ahí que a los vecinos de este municipio no les llamara la atención la pareja detenida y la amplia operación policial les haya "sorprendido".

Otra mujer que vive en las inmediaciones del piso registrado ha explicado que esta madrugada ha oído "algún ruido", pero se ha "asustado" y no ha querido salir de su casa para ver lo que pasaba, aunque después le han llamado amigos suyos para decirle lo que estaba ocurriendo a pocos metros de su casa.

La calle Richelieu, donde se desarrolla el registro del piso que ocupaban desde hace unos días "Txeroki" y López Zurutuza, se encuentra cortada y está vigilada por agentes de la Gendarmería, que también controlan los accesos por carretera a esta localidad, a la que han acudido numerosos medios de comunicación.

En el municipio hay varios hoteles para alojar a los aficionados al esquí, así como un teleférico con cabina que lleva hasta las pistas.

Mientras los vecinos e informadores siguen con expectación el desarrollo de la operación, los expertos antiterroristas franco-españoles continúan con el registro del piso en el que se encontraban los dos presuntos etarras.

En el piso al parecer se han encontrado dos pistolas, dos ordenadores, varios lápices de memoria, mapas de las zonas de Biarritz y Anglet (en el País Vasco francés), junto con algo más de 3.000 euros, una peluca, una gorra blanca y unas gafas.

También han hallado varios documentos de identidad falsos, de nacionalidad británica, francesa y española, así como un permiso de conducir británico. EFE

cgc/ep/ah