Quantcast

José Acasuso busca ante España una revancha de la final perdida en 2006

Enrique Escande

Buenos Aires, 17 nov (EFE).- El argentino José Acasuso está pendiente de la decisión del capitán argentino, Alberto Mancini, para jugar encuentro de dobles de la final de la Copa Davis ante España, con lo que espera tener una revancha del choque decisivo de la competición perdido ante Rusia en 2006.

"Chucho" Acasuso, de 26 años, nacido en la provincia de Misiones, vivió los momentos más tristes de su vida deportiva cuando perdió en el doble con David Nalbandian y el quinto punto de aquella serie ante Marat Safin, en Moscú.

En febrero de ese año había debutado con una victoria en la Davis ante el sueco Thomas Johansson por 6-1, 6-1 y 6-3 y a la hora de la final ante los rusos era el número dos de Argentina, posición a la que ha escalado en poco tiempo Juan Martín Del Potro.

"Esta final, ante España, es totalmente diferente. Jugamos en casa y tenemos una posibilidad muy buena. Claro que los nervios y la ansiedad estarán siempre, pero por suerte quedamos tres de aquella final (con Nalbandian y Agustín Calleri) y es importante porque se pudo mantener el equipo, tenemos experiencia y eso en algún punto va a sumar", dijo Acasuso días antes del choque en Mar del Plata.

En la semifinal de este año ante Rusia Acasuso quedó fuera del equipo, que disputó el dobles con Nalbandian y Guillermo Cañas y los individuales con el primero y Del Potro, pero estuvo cerca de la pista, alentando sin parar junto a Juan Ignacio Chela, Guillermo Coria, Lucas Arnold y Gastón Gaudio, entre otros.

"Para esta final había mucha incertidumbre sobre quién podía estar en el equipo. Los seguros eran Nalbandian y Del Potro, y después había dos plazas para cuatro jugadores. Pero sabía que tenía posibilidades porque estábamos todos en un nivel bastante parejo", comentó.

José Acasuso, tenista profesional desde 1999, fue jugador de baloncesto y formó parte de las selecciones infantiles de su provincia, pero abandonó ese deporte a los 15 años por sus progresos en el tenis, los cuales quedaron corroborados al llegar en 2001 a la final del ATP de Buenos Aires que perdió ante el brasileño Gustavo Kuerten.

Aquella vez el jugador diestro y especialista en tierra batida quedó señalado como una gran promesa del tenis argentino. En individuales ganó tres torneos (Sopot 2002, Bucarest 2004 y Viña del Mar 2006) y cinco en dobles, el último de ellos en Viña del Mar a principios de este año.

En la Copa Davis disputó siete partidos, de los que ganó cinco y perdió dos. EFE

ee/mlm/jag