Quantcast

"Txeroki" presunto asesino de los Guardias Civiles Trapero y Centeno

Madrid, 17 nov (EFE).- El supuesto dirigente de la banda terrorista ETA, Mikel Garikoitz Aspiazu, alias "Txeroki", detenido hoy en Francia es el presunto autor de las muertes de los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno en la localidad gala de Capbreton.

A principios de este mes, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reveló que dos etarras detenidos del comando Nafarroa habían declarado ante el juez que Aspiazu les había confesado ser quien disparó en Capbreton (Francia) el 1 de diciembre de 2007 contra los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno.

Los dos guardias civiles, desarmados y que participaban con colegas galos en una misión de vigilancia de etarras, fueron tiroteados ese día hacia las 09.30 horas locales cuando iban a subir a su coche en el aparcamiento de un centro comercial de Capbreton (Landas), a unos 25 kilómetros de la localidad vascofrancesa de Bayona.

Raúl Centeno, de 24 años, murió en el acto, mientras que Fernando Trapero, de 23, falleció cuatro días después en un hospital de Bayona.

Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, "Txeroki" y "Arrano", que nació en Bibao el 6 de julio de 1973, era considerado dirigente del aparato militar de ETA tras la detención en 2004 de Mikel Antxa y de Soledad Iparaguirre, alias "Anboto".

Supuestamente comenzó a colaborar con el "comando Vizcaya" después de la tregua mantenida por la banda terrorista entre septiembre de 1998 y diciembre de 1999.

En sus inicios efectuaba tareas de apoyo al grupo desmantelado por la Policía en noviembre de 2000, que estaba integrado presuntamente por Asier Carrera, Igor Martínez de Osaba, Iñigo Muerza y Olazt Caminos.

Después de la operación policial, Aspiazu fue, supuestamente, uno de los encargados de reconstruir el 'Vizcaya', junto a Kemen Uranga Artola y Cristina Goirizelaia González.

Aspiazu y Uranga fueron identificados como los autores de la muerte a tiros del magistrado de la Audiencia de Vizcaya José María Lidón Corbi el 7 de noviembre de 2001, cuando salía en automóvil del garaje de su vivienda en la localidad vizcaína de Getxo, acompañado por su mujer y precedido en otro vehículo por uno de sus dos hijos. Al parecer Goiricelaya les ayudó en la huida.

También se responsabilizó a este comando, entre otros atentados, de la colocación de un coche bomba en el centro de Bilbao el 12 de enero de 2002, y de la colocación de una bomba lapa en el vehículo del dirigente de las juventudes socialistas vascas, Eduardo Madina, quien perdió una pierna el 19 de febrero de 2002, en Sestao.

La edil Esther Cabezudo, también socialista, sufrió heridas leves en un atentado con bomba cometido el 28 de febrero de 2002, en Portugalete.

Al parecer, Mikel Garikoitz Aspiazu se trasladó después a Francia, se integró en la dirección de ETA y participó en el adiestramiento en el manejo de armas y explosivos de activistas de la banda.

El fue el supuesto encargado de impartir los "cursillos" recibidos por Asier Mardones y Josune Oña, detenidos en Bilbao en julio de 2004 cuando supuestamente trataban de reconstruir el "comando Vizcaya".

Según fuentes de la lucha antiterrorista, "Txeroki" habría ordenado los atentados cometidos por los presuntos etarras Carmelo Laucirica Orive, "Itxina" y Aimar Altuna, el 6 de diciembre de 2004 en Ávila, Valladolid, León y Santillana del Mar (Cantabria). EFE

doc/plv/pg