Quantcast

Español Girón cortó una oreja en última corrida de la Feria del Socorro

por Santiago Morales

Valencia (Venezuela), 16 nov (EFE).- El diestro español César Girón cortó la única oreja concedida en la última corrida de la feria de Nuestra Señora del Socorro, celebrada hoy en la Monumental de Valencia tras superarse un peligroso incidente.

El también español Francisco Rivera Ordóñez y el venezolano Otto Rodríguez bregaron sin conseguir tocar pelo.

La corrida, que estaba anunciada para las 16.30 hora local (19.00 GMT) fue pospuesta 30 minutos por un fuerte aguacero que alborotó una serie de panales de abejas africanas que picaron a unos 40 espectadores, que fueron atendidos en la enfermería de la plaza.

Las autoridades pidieron por los altavoces al público que abandonara el coso mientras los bomberos fumigaban la zona en la que estaban los panales, por lo que la corrida fue aplazada otros 70 minutos.

Se lidiaron toros colombianos de "San Esteban de Ovejas", terciados de presentación, desrazados y difíciles, que no permitieron el triunfo de los toreros. Pesaron 418, 426, 420, 426, 460 y 428 kilos.

La plaza registró más de media entrada.

Rivera Ordóñez, silencio y petición de oreja.

Rodríguez, palmas tras aviso y silencio.

Girón, petición y vuelta al ruedo, y oreja.

Abrió plaza, haciendo cosas de manso, un toro que cambió en varas y se fue a más en banderillas; Rivera Ordóñez lo recibió de rodillas y realizó bullidor trasteo que llegó a los tendidos; buscó agradar a las gradas; estocada que asomó y descabello.

Saludó al cuarto con templadas verónicas rematadas con la media; el toro salió suelto del caballo; espectacular tercio de banderillas que aplaudieron los tendidos; faena en las tablas por su mansedumbre, que tras la estocada pidieron la oreja que el palco no concedió.

Rodríguez toreó con gusto a la verónica en la tarde de su anunciada despedida; el toro derribó en varas y puso en apuros al varilarguero Fermín Pastor. Con un puyazo y un par de banderillas llegó a manos del venezolano que lo toreó con aplomo en dos largas series con la diestra al son del pasodoble; cortó la faena y falló con los aceros.

Su segundo, otro manso de solemnidad, esperaba en banderillas y lo cambiaron sin un solo palo; no tenía ni un pase y lo despachó con prontitud.

Al sevillano Girón no se le vio con la capa en un toro que salió suelto de los caballos y se paró pronto en el último tercio; optó por adornarse con molinetes y pases de rodillas para la galería; mató de pinchazo y estocada desprendida; pidieron la oreja que no fue concedida.

El que cerró plaza, de fea salida como los anteriores, lo brindó al alcalde de Valencia, Paco Cabrera, y comenzó de rodillas en el centro del ruedo con sentidos derechazos que pusieron al público a su favor.

Otras tandas de pie y dos por naturales acompañado por la música pusieron a la plaza en pie; se adornó con redondos invertidos circulares; estocada y descabello; oreja que puso fin a una feria de seis corridas en las que no se vio un toro bravo.

En banderillas destacó Manolo Peña, en la brega Nelson Guerrero y Luis Quintana en varas. EFE

sm-rr/pg