Quantcast

Mexicano Mejía cortó dos orejas a gran toro de El Junco

México DF, 16 nov (EFE).- El diestro mexicano Manolo Mejía cuajó una soberbia faena a un gran toro de El Junco, al que le cortó las dos orejas, en la séptima fecha de la campaña de mexicanos en la Monumental Plaza México, en la que su paisano Fermín Espínola también obtuvo un trofeo.

El también mexicano Pedro Rubén poco placeado aún se dejó ir un excelente lote. Con un cuarto de entrada, unas diez mil personas, se lidiaron seis toros de El Junco, muy bien presentados y de gran juego en líneas generales. El cuarto fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Un lote con mucho motor: el que abrió plaza fue un gran toro, el segundo violento, el tercero un buen toro, el cuarto por su calidad y condiciones fue de vuelta al ruedo. El quinto incómodo, gazapón, sin parar, y el sexto otro ejemplar magnífico por su recorrido.

Pedro Rubén, con el que abrió plaza ya que confirmó el doctorado, le faltó experiencia, rodaje para poder estar al nivel de un toro de una calidad manifiesta. Mató pronto. Silencio. Con el sexto que tenía bravura no pudo con él y terminó por escuchar pitos.

Mejía, con el segundo que era violento y no fácil, tuvo nada más que una actuación decorosa y mató pronto. Silencio, con algunos pitos. Se desquitó con el cuarto, al que le cuajó el gran trasteo. Mucho tiempo hace que no se veía series de siete naturales, y de ocho y cinco muletazos. Adornos muy toreros y finalizó con gran estocada. Dos orejas, pero merecía el rabo. Es la faena de la actual campaña. Vuelta al ruedo junto con el ganadero.

Espínola estuvo regular en el tercero con el capote, bien con las banderillas, siendo cogido en un par al cambio. Ahí cambió la decoración. Trasteo torero sobre ambas manos que fue subiendo de tono y una más de media para concluir. Fue premiado con una oreja. Con el quinto muy bien con el capote y las banderillas, saludos desde el tercio. El toro cambió de comportamiento y la faena no alcanzó el nivel deseado. Mal con la espada, escuchó los tres avisos y, a pesar de todo, hubo palmas. EFE

gsa/pg