Quantcast

Españoles Jiménez y Matías Tejela salen por puerta grande en Acho

Baldomero Cáceres Vegas

Lima, 16 nov (EFE).- Los diestros españoles César Jiménez y Matías Tejela cortaron dos orejas cada uno y salieron por la puerta grande, en la tercera corrida de toros de la Feria del Señor de los Milagros, en la histórica plaza de toros limeña de Acho.

FICHA DEL FESTEJO: Seis toros de la ganadería colombiana de La Ahumada, de bonitas hechuras, bravos en diversos grados, que hicieron pelea con los caballos. Fueron exigentes, destacando el quinto, repetidor y con transmisión y el sexto, bravo y serio en su embestida.

César Jiménez: cinco pinchazos y una entera (ovación), y estocada entera (dos orejas).

Matías Tejela: pinchazo, media y descabello (silencio), y entera sin puntilla (dos orejas).

El peruano Fernando Roca Rey: estocada perpendicular y estocada e innumerables descabellos (bronca) y tres pinchazos y estocada, nuevo descabello y otros tantos pinchazos (palmas).

La plaza registró algo más de la mitad de su aforo cubierto en tarde de sol.

La corrida enviada por los ganaderos de La Ahumada fue importante y dieron la medida con un encierro exigente frente al que la terna asumió el compromiso con entrega y dando las distintas dimensiones de sus personales estilos, aún sin duda fue el madrileño Matías Tejela el que realizó lo más importante, toreo ligado, del que enciende la pasión en los tendidos.

El madrileño César Jiménez, que abría la tarde, estuvo compuesto con el primero, pero las series cortas, de muletazos de trazo poco profundo no llegaron a lucir la clase del toro al que cambió tres veces desde los medios, aprovechando su tranco y fijeza, y que terminó aburrido, pesado por el izquierdo, su mejor lado.

En el cuarto Jiménez tuvo actitud, dio importancia a su trasteo, dio tiempo entre cada muletazo para que el toro se repusiera. Logró conectar mediada la faena, metido entre los pitones y reproduciendo muletazos limpios gracias a la nobleza del animal.

Enrazado fue el primero de Tejela, y apretaba al torero después del cuarto muletazo. Mejor por la izquierda tras un inicio solvente hasta que el toro se apagó reservándose hacia el final de la faena.

Donde Matías alcanzó gran nivel fue en el quinto, un toro repetidor y con transmisión con el que estuvo colocado y acertando en los tiempos para sembrar de pasión los tendidos por lo ligado de la faena que fue de corte fundamentalmente derechista.

Fue empitonado sin más consecuencias que la taleguilla rota a la altura de la zona inguinal al intentarlo por la izquierda. Matías se gustó en derechazos importantes en trazo y contenido, templados y con hondura que Acho supo calibrar.

Roca Rey estuvo asentado en el primero, serio y sin alardes. Bien con capote y banderillas y al intentar torear a distancia con la derecha logra lo más importante pues pudo cuajar muletazos a un toro sosito que en la distancia corta no transmitía.

Con la espada estuvo mal, cosa que repitió en el sexto al que sí logró importantes muletazos con la derecha, con un emocionante inicio citando desde los medios con las dos rodillas en tierra tras descararse también en banderillas.

El toro bravo y que tomó con raza dos puyazos como casi toda la corrida, transmitía y el peruano estuvo a tono, aunque abusara también de la corta distancia, empeñado en el triunfo tras las orejas cortadas por sus compañeros de cartel. EFE

bc/amr/pg