Quantcast

Schuster, Forlán, Llorente, Sergio García y Negredo

Roberto Morales.

Madrid, 16 nov (EFE).-

BERND SCHUSTER:

El técnico alemán pasa por su momento más delicado desde que aterrizó en el banquillo blanco. La eliminación copera ante un Segunda división B, el Real Unión, le dejó tocado. Una nueva derrota liguera, en Pucela, desata todo tipo de especulaciones.

Sus apoyos se van acabando. En la directiva se redujeron por sus formas. Con la dirección deportiva anda peleado desde el pasado verano, cuando explotó ante la ausencia de refuerzos. Y en el vestuario lo marcaron momentos puntuales en los que le faltó variedad táctica. La mediocridad se apodera de su Real Madrid. El que soñaba con la excelencia a su llegada.

DIEGO FORLÁN:

El fútbol da la razón a los buenos futbolistas. Forlán aireó su enfado a la vuelta de Pamplona. Había tenido 24 horas para asimilarlo pero quería hacerlo ostensible al regreso de un partido para el olvido. De su cara de enfado a la sonrisa ante el Deportivo. Volvió al once titular y marcó dos goles en una tarde de goleada en el Vicente Calderón.

El egoísmo acompaña siempre al futbolista. Forlán, en su enfado, olvidó que el 'Kun' Agüero, el jugador más desequilibrante del Atlético de Madrid, había sido suplente en el partido más importante de la reciente historia rojiblanca, en Anfield. Sólo han jugado dos veces juntos en los ocho últimos encuentros. Cuando lo hacen desequilibran. Los buenos han de estar siempre en el campo.

FERNANDO LLORENTE:

Mide 1'93 y es hábil con los pies. A su juego aéreo le añade dosis de calidad cuando el balón viaja por el verde. Su progresión no ha pasado inadvertida para Vicente Del Bosque. Junto a Juan Mata, son los últimos en subirse al tren del campeón de Europa. Aporta algo diferente a España. Un estilo alejado del de Fernando Torres o David Villa.

Es la referencia ofensiva del Athletic Club. Gracias a él, el equipo de Joaquín Caparrós se reencontró con la victoria. De sus botas nació el primer gol y con una maniobra de nueve nato, fabricó el segundo a Osasuna. Da aire a un equipo en problemas.

SERGIO GARCÍA:

Se está convirtiendo en el nuevo líder del Real Betis, con el permiso del poderoso Emaná. Ante el Racing de Santander firmó su mejor partido. El día en el que jugó de nueve para firmar dos goles, asistir en un tercero, y hacer disfrutar a la afición verdiblanca que comienza a creerse que esta temporada luchará por algo más que la permanencia. Desata su pegada para hacer ver a la directiva que el delantero que buscaban está ya en casa.

ÁLVARO NEGREDO:

Marca goles de todos los colores. Cada jornada sorprende con un nuevo tanto y ya alcanza siete en Liga con el Almería en once partidos, un hecho al alcance de pocos. Ante el Mallorca firmó el gol de la jornada, un zurdazo directo a la escuadra. Está a las puertas de la selección española, espera su momento y cada jornada se reivindica como un goleador a seguir de cerca. Se está ganando su salto a un equipo con aspiraciones de títulos. El Real Madrid lo formó y lo dejó escapar. Ahora, con Ruud Van Nistelrooy lesionado, añora un tipo de futbolista que tuvo en su cantera. EFE

rmm/og