Quantcast

Ratifican millonarios sobreprecios en obras de Skanska en Argentina

Buenos Aires, 16 nov (EFE).- La constructora sueca Skanska cobró sobreprecios por 25,7 millones de dólares por obras en gasoductos de Argentina, según un peritaje contable ordenado por el juez federal que investiga el pago de sobornos a funcionarios públicos.

El peritaje, de 34 hojas de extensión y cuyos detalles publica hoy el diario Clarín de Buenos Aires, sostiene que la empresa sueca cobró unos 19,2 millones de dólares de más por la instalación de tres plantas compresoras de gas en otras tantas provincias argentinas.

En esas obras para ampliación del Gasoducto del Norte, además cobró un sobreprecio de unos 6,5 millones de dólares en el tendido de caños y otras instalaciones, puntualiza.

De acuerdo a los peritos contables, las facturaciones que hizo la compañía sueca superan a los precios presupuestados entre un 100 y un 140 por ciento, según los casos de cada tipo de obra.

Las obras fueron dirigidas por Transportadora Gas del Norte (TGN), de capital argentino, francés y malayo, con la administración de la firma financiera estatal Nación Fideicomisos y la organización del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), la Secretaría de Energía y el Ministerio de Planificación.

La investigación de este caso está en manos del juez Norberto Oyarbide y empezó a fines de 2006, cuando la casa matriz de Skanska admitió "irregularidades" en el pago de impuestos de su filial argentina, lo que dio lugar a un proceso por evasión tributaria y luego a otro por cobro de sobreprecios y presuntos sobornos.

La compañía sueca cesó de inmediato a directivos y empleados de su filial en Argentina y varios de ellos terminaron procesados por evasión tributaria, que fue cometida por medio de facturas de empresas fantasma.

Un tribunal de apelaciones de Buenos Aires declaró la nulidad jurídica de grabaciones en las que dos ejecutivos de Skanska hablaban del pago de sobornos a funcionarios públicos.

El dictamen del tribunal ha sido recurrido por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, un organismo de control estatal cuyas facultades fueron reducidas por la Fiscalía del Estado hace dos semanas.

El año pasado, la difusión de esas grabaciones por la prensa había obligado al Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) a cesar a los directivos de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa, y del Enargas, Fulvio Madaro.

Ambos ex funcionarios están acusados en las actuaciones que instruye el juez Oyarbide, mientras que Ulloa está procesado por su presunta colaboración en la evasión tributaria de Skanska, proceso que está en manos de otro magistrado.

La investigación de Oyarbide también involucra a contratos para la ampliación del Gasoducto del Sur, en la que intervino la constructora brasileña Odebrecht. EFE

alm/sc