Quantcast

Oreja solitaria para venezolano Rubén Darío en Feria de Valencia

Valencia (Venezuela), 15 nov (EFE).- El diestro venezolano Rubén Darío Estévez cortó hoy la única oreja de la quinta corrida de la feria de Nuestra Señora del Socorro celebrada en la Monumental de Valencia, 150 kilómetros al oeste de Caracas.

Los matadores de toros debutantes, el español Curro Díaz y el colombiano Luis Bolívar, mostraron clase, profesionalismo y entrega que se estrellaron con un difícil y manso encierro de la divisa colombiana de Ernesto Gutiérrez.

El rejoneador venezolano José Luis Rodríguez, que reapareció después de once meses de convalecencia, nada pudo hacer con su primero, manso de solemnidad, del hierro colombiano de "El Capiro".

Pidió el sobrero, de la misma divisa, y consiguió hacerlo embestir para matarlo tras laboriosa faena que tuvo un feliz desenlace con aclamada vuelta al ruedo.

La plaza registró cerca de media entrada, unos 9.000 espectadores.

Rodríguez, silencio y petición de vuelta en el de regalo.

Díaz, aplausos y silencio.

Rubén Darío, oreja y dos avisos.

Bolívar, aplausos en ambos.

Curro Díaz derrochó clase y valor con su manso primero. El jienense volvió a encontrarse después con otro desrrazado que tampoco colaboró y se lo quitó de en medio de estocada.

Rubén Darío lanceó con soltura a su primero y realizó valiente faena encimista con ajustadas series por la diestra y una por naturales. Mató de estocada casi entera que fue premiada con una oreja.

A su segundo lo cambió con un puyazo y una sola banderilla y pasó crudo a la muleta; embistió con la cara arriba y lo despachó con apuros.

Bolívar salió a por todas con larga cambiada de rodillas, pero su manso primero no tenía un pase y lo mató con decoro.

El sexto derribó al caballo y picador contra las tablas creando pánico en las cuadrillas; el de Cali no se amilanó y se fue a los medios a ceñirse en vistoso quite por chicuelinas. Manejó la muleta con firmeza y el público lo jaleó reconociendo la entrega; no había tela que cortar y optó por matarlo. EFE

sm-rr/pg