Quantcast

Sindicato UAW descarta hacer más concesiones a la industria automotriz

Washington, 15 nov (EFE).- Los empleados del sector automovilístico no tienen la culpa de su descalabro ni harán más concesiones, aunque los Tres Grandes de Detroit necesitan ayuda, afirmó hoy el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz (UAW), Ron Gettelfinger.

Durante una inusitada conferencia telefónica hoy, Gettelfinger instó al Congreso de EE.UU. a aprobar cuanto antes un plan de rescate de la industria automotriz, preferiblemente antes de la entrada del nuevo Gobierno.

"El enfoque tiene que ser la economía entera, en vez de sólo el contrato de UAW", dijo Gettelfinger.

Consideró injusto que se pida a los trabajadores hacer mayores sacrificios ante la crisis actual porque, a su juicio, se han hecho "cambios drásticos, drásticos", en el marco de las negociaciones de los contratos colectivos pactados el año pasado con las empresas.

Sin embargo, enfatizó que General Motors (GM), Ford y Chrysler, los Tres Grandes de Detroit, son parte clave de la economía estadounidense y necesitan una ayuda.

Según Gettelfinger, los problemas del sector se deben a una constelación de factores como la crisis inmobiliaria, las restricciones de crédito y la pérdida masiva de empleos en general.

"Estamos aquí por lo que ha ocurrido a la economía", enfatizó.

En ese sentido, afirmó que el sector está "en el precipicio" y expresó su preocupación por la eventual bancarrota de uno de los tres fabricantes de automóviles que podría perjudicar al resto, profundizando la crisis.

El Congreso debatirá y someterá a votación la semana próxima un plan de préstamos de emergencia por hasta 25.000 millones de dólares, algo que en general apoyan los demócratas pero que afronta la oposición de los republicanos, reacios a la continua injerencia del Gobierno en la economía.

Ese "préstamo puente", insistió Gettelfinger, debe aprobarse la semana próxima, durante la abreviada sesión postelectoral conocida en inglés como "lame duck".

Gettelfinger, cuyo sindicato representa a más de 700.000 empleados, tiene previsto acudir a una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes el próximo miércoles, precisamente para explicar ante el Congreso la precaria situación del sector.

En la mesa lo acompañarán los principales ejecutivos de los Tres Grandes de Detroit. EFE

mp/mla/mb