Quantcast

Manifiesto de Bolivia resalta la mediación dentro de la crisis mundial

La Paz, 15 nov (EFE).- Promover la mediación intercultural en todos los ámbitos de la vida y el contexto actual de crisis mundial es el principal reto que recoge el Manifiesto de Bolivia surgido del IV Congreso Mundial de Mediación que concluyó hoy en La Paz.

El foro, que se desarrolló a lo largo de seis días, ha contado con la asistencia de más de 800 personas en el congreso central, además de otros mil participantes en los talleres previos que se desarrollaron en las ciudades de El Alto, Santa Cruz, Sucre, Tarija, Cochabamba y La Paz, informaron los organizadores.

Asimismo asistieron al evento expertos mediadores de Argentina, Colombia, Cuba, Chile, España, Francia, Guatemala, México, Noruega, Paraguay, Perú, Portugal, Suiza, Suecia y Túnez.

Pese a que estaba prevista para hoy la elección de la sede del próximo foro mundial, aún no se sabe quién acogerá el V Congreso en 2009, si bien hay cuatro países candidatos: Argentina, Paraguay, Venezuela y Brasil.

"Estamos animados a pesar de las dificultades económicas, políticas y sociales por las que atraviesa nuestra aldea global, es factible que nuestros estadistas vuelquen su mirada hacia la construcción de una cultura de paz", afirman los organizadores en las conclusiones del encuentro.

El Manifiesto de Bolivia incide en que el mediador debe "redoblar esfuerzos para influir en el desarrollo humano en una perspectiva liberadora" y mantener la imparcialidad para dar oportunidad a que los protagonistas de los conflictos "construyan por sí mismos soluciones equitativas y duraderas".

El documento señala además que los retos a los que se enfrenta el mundo exigen un "fuerte desarrollo del estudio de los conflictos" y aboga por ampliar el espectro de la investigación de conflictos y las bases científicas de la mediación.

Además propone generar procesos de desarrollo personal en todos los ámbitos para que su impacto vaya desde la familia hacia la sociedad "creando inercias de cultura de paz".

El manifiesto se refiere específicamente a Bolivia, un país que "tiene su identidad hecha de múltiples pertenencias" y para el que recomiendan la mediación intercultural "para evitar la desaparición de sus diferentes culturas o la confrontación, y la fragmentación del país".

La mediación intercultural propone participar de la recuperación y reconstrucción de lo común en base al respeto a las diferencias. EFE

lav/sam/mop