Quantcast

El nuevo tango del dúo Fain-Mantega se ganó el centenario Admiralspalast

Gemma Casaddevall

Berlín, 14 nov (EFE).- El dúo argentino formado por Paulina Fain y Exequiel Mantega se ganó hoy, con sus "Secretos en reunión", una plaza en el Admiralspalast, el centenario teatro de Berlín, que convirtió una de sus salas en remanso de renovado tango bonaerense.

La docena de temas del último CD de Fain-Mantega y unas cuantas composiciones más de trabajos anteriores completaron una actuación redonda de la pareja, al piano, él y a la flauta y clarinete, ella.

Actuar en el Admiralspalast, en el corazón de una de las capitales europeas del tango, Berlín, era el gran desafío de la pareja argentina en su gira continental.

Simpática y cimbreante, ella, y jugando al papel de tímido, él, salieron más que airosos de la prueba. Ofrecieron un recital de virtuosismo y vigor compartidos, con recreaciones de Astor Pizzolla, toques de Chick Corea y el "Concierto de Aranjuez", más mucha cosecha propia.

"Combinamos música popular argentina, Piazzolla y composiciones propias. Tratamos de renovar el tango, mostrar lo que ahora se hace en Buenos Aires. Y gusta, claro que gusta, también en Europa", explicó a Efe Paulina Fain, en el estreno en el histórico teatro berlinés.

El Admiralspalast, en el corazón de la capital alemana y junto a la estación de la Friedreichstrasse, fue abierto en 1873 como balneario y convertido luego en teatro de cabaré y operetas.

Por sus palcos pasaron Adolf Hitler y luego el Politbüro comunista, en la extinta República Democrática Alemana (RDA).

Tras un largo cierre, reabrió sus puertas renovado en 2006 con la "Opera de los tres peniques" -o "centavos", según las traducciones-, de Bertolt Brecht, con Klaus Maria Brandauer en la dirección y el cantante Campino, un ídolo del punk alemán, como "Mackie Navajas".

Desde entonces conviven en sus múltiples salas, entre bares de copas, la bulla del "Rocky Horror Show" y su desfile de monstruos, en el escenario principal, con espectáculos de café-teatro y sesiones semanales de tango en las llamadas salas-estudio.

"Secretos en reunión" fue presentado bajo los auspicios de la embajada argentina y el Instituto Cervantes en Berlín, en la sala 3, y de ahí viajará por el resto de Alemania, Holanda y Austria.

Fain y Mantega alternarán los cerca de 50 conciertos de la gira con la participación en talleres de baile y música, lo que en las primeras semanas de noviembre les han llevado a ciudades del este alemán, como Dresde, Erfurt y, tras el paso por Berlín, Schwerin.

"Serán unos 10.000 kilómetros", explica Fain. Ambos, flautista y pianista, dirigirán talleres para aficionados al tango que van de los 30 a los 60 años, "o más", apunta.

"Conocíamos la gran escena del tango en Berlín, con un ambiente impresionante, esta ciudad está sembrada de milongas. Pero no sabía que en el este alemán había también tanta afición", explica Fain.

Sólo en Dresde hay unos 300 aficionados "constantes" del tango, que se reúnen una o más veces por semanas para bailar.

En ocasiones, el inglés de Fain no basta para hacerse entender con el alumnado. En el este del país sigue habiendo más población adulta que aprendió ruso en la escuela en lugar de inglés.

"No importa. Aprender, aprenden igual. Los alemanes, cuando se ponen en serio a algo, lo consiguen", explica ella, acostumbrada a imponerse al anquilosamiento inicial de quienes se estrenan en el tango "sin saber lo que significa bailar abrazados de verdad". EFE

gc/mop