Quantcast

El Keymare Almería hace sufrir al Octavio

Vigo (Pontevedra), 15 nov (EFE).- El Octavio Pilotes Posada dio un paso de gigante para clasificarse para la próxima edición de la Copa del Rey tras vencer, con más problemas de lo previsto, a un Keymare Almería que vendió cara su derrota.

El Octavio empezó el choque muy relajado, sin la habitual intensidad que suele mostrar en su juego el equipo que dirige Quique Domínguez cuando juega en su pista. Consciente de su clara superioridad, el conjunto vigués pensó que ya había ganado el partido antes de jugarlo, y sólo las limitaciones de su rival le privaron de un susto mayor.

El Keymare Almería es un equipo muy limitado para la ASOBAL, pues aunque sus jugadores se entregan al máximo en cada acción, la falta de calidad es muy grande en varios puestos. En ataque, los andaluces viven de las individualidades de su primera línea – Bertos, Félez y Cohelo- y en defensa sufren mucho en cuanto su rival imprime velocidad al juego.

Tan desconocido estaba el Octavio, que arrancó con un desconocido siete inicial, que su entrenador, muy enfadado, no se lo pensó mucho y agotó su tiempo muerto en el ecuador del primer acto y con el Almería mandando en el marcador (6-7, m.17).

Tras el parón, y después de que Quique Domínguez abroncara a sus jugadores, el Octavio pegó un estirón en el marcador y cogió una ventaja de tres goles, renta que logró conservar hasta el descanso (14-11).

No obstante, en la reanudación, el conjunto vigués volvió a salir dormido, excesivamente relajado, y su rival, sin hacer nada del otro mundo, sólo con aprovechar los errores del Octavio, se volvió a meter en el partido (17-16, m.41).

Tan fácil se lo estaba poniendo el Octavio a su rival, que el Keymare Almería empezó a creerse que podía puntuar en Vigo. Los visitantes, liderados por la pareja Cohelo-Bertos y por un extraordinario Marcos Tomás en la portería, metieron el miedo en el cuerpo al técnico local, que se vio obligado a meter en pista a sus mejores jugadores.

Pero ni tan siquiera mejoró así el juego de los de Quique Domínguez. El Almería gozó de tres ataques para empatar el partido, pero los de Gregorio Borrego se empeñaron en perdonarle la vida al Octavio, que se volvió a despegar en el marcador a falta de cuatro minutos para el final (24-21).

El choque parecía sentenciado, pero dos errores consecutivos en ataque y una exclusión en el último minuto de Pablo Macías hicieron sufrir al Octavio hasta el final.

El Almería se puso a un gol a falta de treinta segundos, pero los gallegos supieron alargar su posesión para evitar un último ataque andaluz.

– Ficha técnica:

25 – Octavio Pilotes Posada: Marjanovic, Tavares (3), Martinovic (1), Mitrovic (2), Gustavo Alonso (1), Prce (5,1p) y Sudzum (5) -equipo inicial- Javi Díaz (ps), Crevatín (-), Montavez (1), Cerillo (1p), Polakovic (5), Infestas (1) y Macías

24 – Keymare Almería: Marcos Tomás, Criado (-), Roche (-), Guirado (-), Eloy González (3), Cohelo (9) y Crowley (1) -equipo titular- Eloy Félez (2), Javi Bertos (8) y Safiani (1).

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 4-4, 6-5, 7-7, 11-9, 14-11 (descanso) 15-12, 17-14, 19-17, 20-19, 23-21, 25-24 (Final)

Árbitros: Blázquez García y Valero Terrón (Valencia). Excluyeron por dos minutos a Montávez, Crevatín, Infestas y Macías por el Octavio Pilotes Posada; y a Eloy González por el Keymare Almería.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la décima jornada de la liga ASOBAL Banco Sabadell disputado en el pabellón municipal de As Travesas ante unos 1.500 espectadores.

Antes del choque se guardó un minuto de silencio en memoria del hijo del presidente del RC Celta de Vigo, Juan Camilo Mouriño, que falleció recientemente en un accidente aéreo.EFE

dmg/jv/arh