Quantcast

Rigoberta Menchú afirma que la desigualdad es la mayor crisis hoy

Nancy De Lemos

San José, 14 nov (EFE).- La guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, afirma que, en un mundo lleno de crisis de diversa índole, la desigualdad es la mayor de ellas y la madre de muchos de los problemas.

Menchú, quien se encuentra en Costa Rica para participar en un foro sobre el papel de la mujer en la globalización, aseguró hoy en una entrevista con Efe que la respuesta a los retos del mundo moderno pasa por una "nueva forma de hacer política".

"La desigualdad es la mayor crisis, ésta genera falta de oportunidades y violencia. Es algo que está llegando muy lejos y que no creo que tenga una solución simple", apuntó.

En Centroamérica, la líder indígena identifica además como problemas prioritarios la "intolerancia y la impunidad".

"Los gobernantes no tienen la capacidad de escuchar a la gente, dar estímulos a la población, de incrementar la fe de la gente en su propio país, en su propia iniciativa; es como si estuvieran dejando a la gente sin iniciativas", dijo.

A su juicio, en los últimos años tanto los políticos centroamericanos como muchas organizaciones sociales se han dedicado a crear una población "apolítica", lo cual ha sido un error.

"Esa actitud apolítica de la gente es una de las cosas que más daño le ha hecho a Centroamérica, porque dejamos que las decisiones las tomen otros, que muchas veces no son los idóneos", manifestó.

Para combatir esta difícil situación, Menchú apuesta por una mayor integración social, pero sobre todo por un papel más activo de grupos tradicionalmente excluidos como las mujeres.

"Necesitamos tomar más conciencia del rol que debemos de jugar, quizás crear algunos nuevos paradigmas de participación de la mujer: no pretender ser un hombre disfrazado de mujer, sino simplemente ser como somos, aceptar cómo somos y hacer las cosas como quisiéramos, es decir, tener más decisión", comentó.

Para Menchú, "por supuesto eso significa un desafío mayor, de preparación y de hacer la política de una forma diferente".

"Necesitamos más determinación; ¿cuántos millones de mujeres ya tienen la preparación académica, política y hasta empresarial, pero no están jugando el papel que deben jugar para los demás?", se preguntó.

La guatemalteca se reunirá hoy en el presidente costarricense y también Premio Nobel de la Paz 1987, Óscar Arias, con quien tiene interés en conversar sobre la crisis económica mundial.

"Hablaremos de Guatemala y de algunas iniciativas, pero sobre todo quiero preguntarle cómo ve todo el tema de la crisis financiera en el mundo y sus repercusiones en el TLC (Tratado de Libre Comercio) con Estados Unidos, porque se me hace que hay que replantearlo, pues se hizo en una época con otras referencias en el mundo", explicó.

"Ahora que la gente no cree en los bancos, cómo voy a decirle a la gente que crea en el mismo sistema. Hay una crisis y frente a esa crisis no podemos cerrar los ojos y caminar en la misma calle", subrayó. EFE

nda/lbb/mb/cd

(con fotografías)