Quantcast

Histórico fallo de la Corte argentina contra el monopolio gremial

Buenos Aires, 11 nov (EFE).- La Corte Suprema de Argentina asestó hoy un duro golpe al núcleo del sindicalismo del país al determinar que no es necesario estar afiliado a un gremio con personalidad sindical para defender los intereses de los trabajadores.

El fallo, considerado histórico, abre las puertas a la libertad de afiliación de los trabajadores y al derecho a crear nuevos sindicatos sin previa autorización.

Con el voto favorable de sus siete integrantes, el máximo tribunal del país declaró inconstitucional una ley que establecía que para ser delegado se requería estar afiliado a la respectiva asociación sindical con personalidad gremial y ser elegido en comicios convocados por ésta.

En esencia, la Corte falló sobre un conflicto que enfrentó a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) con el gremio que agrupa al Personal Civil de las Fuerzas Armadas (PECIFA).

A raíz de una convocatoria a elecciones de delegados hecha por la primera de ellas, PECIFA se opuso por considerar que sólo esa entidad tenía facultades para llamar a esos comicios en razón de la personalidad gremial que le fue otorgada por el Ministerio de Trabajo.

Después de dos fallos adversos a la ATE, la Corte Suprema declaró hoy la inconstitucionalidad de la mencionada norma haciendo referencia, entre sus argumentos, a convenios internacionales con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que Argentina nunca cumplió.

"Es un fallo histórico", consideró Pablo Micheli, secretario general de la ATE, antes de opinar que la decisión de la Corte Suprema "democratiza al sindicalismo".

"Esto cambia el mapa sindical. Es un fallo que favorece a la democracia", añadió.

La ATE forma parte de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que agrupa a la mayoría de los empleados estatales del país y reclama desde hace tiempo que se le reconozca personalidad gremial como central obrera.

El titular de la CTA, Hugo Yasky, ha señalado en varias ocasiones que el Gobierno "demora el reconocimiento" de esa agrupación sindical por "fuertes presiones de los empresarios y de la Confederación General del Trabajo (CGT)", la mayor central obrera del país. EFE

cw/nk/lgo