Quantcast

Piden 3 años de cárcel para directora de ludoteca que maltrataba a los niños

Vilanova i la Geltrú (Barcelona), 11 nov (EFE).- El juicio contra Saray O.M., la directora de la ludoteca de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) acusada de maltratar a los niños que acudían a este centro, y para la que el fiscal pide una pena de 36 meses de cárcel, ha quedado hoy visto para sentencia.

Saray O.M., a la que la que el fiscal y la acusación particular atribuyen seis delitos contra la integridad moral y una falta de malos tratos cometida contra varios menores, era la directora de la ludoteca El Món dels Barrufets, cuando fue denunciada por maltrato en 2006, después de que una trabajadora del centro grabase imágenes con una cámara oculta de la agresiones a los niños.

En la jornada de hoy se han podido visionar estas diez horas de grabaciones y se ha escuchado la declaración de tres psicólogas, una de las cuales está todavía tratando a un niño por las secuelas del maltrato, según fuentes judiciales.

La trabajadora aportó a la policía unas diez horas de filmación obtenidas mediante una cámara oculta que escondió en el botón de sus pantalones.

Aunque la sesión de hoy ha empezado tranquila, tras el visionado de las imágenes "el fiscal la ha hecho derrumbarse", ha asegurado a Efe Ana García, madre de uno de los niños afectados, que tenía dos años cuando sucedieron los hechos.

El fiscal pide para la acusada 36 meses de cárcel y 3.000 euros de indemnización, mientras que los padres de los menores afectados reclaman dos años y seis meses de cárcel y la misma cantidad de indemnización.

Ayer declararon los padres de los diez niños que acudían al centro y ocho testigos que la defensa de la acusada llevó para declarar de su parte, entre ellos antiguos empleados y otros padres de niños que acudían al centro.

La dueña de la ludoteca fue detenida en enero de 2006 a raíz de las grabaciones filmadas por Sandra P.H., trabajadora del centro, que la denunció por maltratar a los niños que acudían al centro, a quienes gritaba, pellizcaba e insultaba tirándoles de las orejas, según la monitora. EFE

csi/saf/rq/br