Quantcast

ONU insta a Latinoamérica a aplicar la declaración de los pueblos indígenas

San José, 11 nov (EFE).- El relator especial de la ONU sobre derechos indígenas, James Anaya, instó hoy a Latinoamérica a impulsar políticas para aplicar la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, pese a reconocer que es una tarea "difícil".

Anaya, quien asiste en Costa Rica a un foro de un día sobre el tema, declaró a Efe que "los Estados no deben temer a la declaración porque es un instrumento de paz, de libertad".

La declaración "significa incorporar a los indígenas dentro del Estado como culturas o pueblos diferenciados", lo que "no significa la separación. Es una integración respetando sus diferencias", dijo.

La Asamblea General de la ONU aprobó el año pasado, tras dos décadas de negociaciones, la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas, con 143 votos a favor, 4 en contra (Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) y 11 abstenciones.

La declaración establece pautas mínimas de respeto a los derechos de los pueblos indígenas, incluidos la propiedad de sus tierras, acceso a los recursos naturales de sus territorios, la preservación de sus conocimientos tradicionales y la autodeterminación.

Esta iniciativa no es vinculante, pero para el estadounidense Anaya contiene derechos establecidos en otros instrumentos como la Declaración de Derechos Humanos de la ONU que sí lo son.

En Latinoamérica, donde viven entre 40 y 50 millones de indígenas, esta declaración constituye un reto "difícil", pese a la existencia de buenas prácticas en la mayoría de los países, dijo.

Los países latinoamericanos dicen apoyar los derechos de los indígenas, pero hace falta que promuevan políticas públicas internas "que hagan realidad ese compromiso", explicó.

Aseguró que es esta tarea requiere recursos humanos, financieros, reformas constitucionales, nuevas leyes, nuevas practicas administrativas y coordinación entre dependencias del Estado.

"No es nada fácil, pero se puede hacer, solo falta voluntad política", insistió.

Uno de los aspectos más polémicos de la declaración de la ONU es la libre autodeterminación de los pueblos indígenas, pues algunos países temen que promueva acciones separatistas.

Ante esto Anaya, reiteró que la declaración no es un instrumento de inestabilidad y que sólo busca crear Estados "pluriculturales", donde una cultura no se imponga sobre otra.

Datos de la ONU indican que en Latinoamérica habitan entre 40 y 50 millones de indígenas, que representan el 27 por ciento de la población total de la región, y la mayoría de ellos vive en la pobreza y con pobre acceso a la salud y educación. EFE

dmm/rsm/hma