Quantcast

La Real evita el cierre de Anoeta tras el botellazo a Juanma Lillo

San Sebastián, 11 nov (EFE).- La Real Sociedad ha evitado la que podría haber sido la primera clausura en la historia de su estadio tras el botellazo que recibió en el transcurso del derbi contra el Eibar Juan Manuel Lillo, ya que el Comité de Competición ha dejado la sanción en un apercibimiento de cierre y 1.000 euros de multa.

Se temía mucho la decisión del órgano federativo porque dos semanas antes se había producido también otro incidente en la grada, al lanzar un aficionado una silla que golpeó a una espectadora, aunque la ausencia de antecedentes graves en años anteriores era la alegación hecha desde el club en su descargo.

La noticia ha sido muy bien recibida en Anoeta, máxime cuando ha venido acompañada de la retirada de la tarjeta roja al defensa Carlos Martínez, conmutada por una amarilla, después de que las protestas gestuales de éste fueron el detonante del grave incidente que se produjo al final del encuentro.

Con esta decisión, el Comité de Competición desautoriza al colegiado González González, algo poco habitual en sus decisiones.

El acuerdo de Competición determina, por último, que el partido, suspendido a falta de un minuto en el tiempo de descuento, se dé por terminado y no tendrán por tanto que disputarse los segundos finales.

Con esta decisión, la Real puede pensar únicamente en el importante encuentro de este domingo ante el Tenerife y centrarse únicamente en su preparación, dejando de lado circunstancias extradeportivas a las que parece estar abonado últimamente. EFE

cr/cgc