Quantcast

Matesanz: es frecuente que los pacientes rechacen recibir un trasplante vital

Madrid, 11 nov (EFE).- El director general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, ha asegurado hoy que el rechazo de los pacientes a someterse a un trasplante de órgano vital "ha ocurrido y ocurre con cierta frecuencia en España", aunque no se conoce el caso de ningún menor.

Matesanz ha hecho estas declaraciones a EFE después de que se conociera la decisión de la niña británica de 13 años Hannah Jones, quien ha convencido a los médicos para que no la sometieran a un trasplante de corazón que podría salvarle la vida.

El experto ha aclarado que este conflicto podría haberse dirimido en los tribunales, de no ser porque la paciente persuadió a los expertos del hospital Herefordshire Primary Care Trust, en el sureste de Inglaterra, de que retirarán los recursos para quitarle la custodia a sus padres y proceder a la arriesgada intervención.

Tras confesar que éste es una caso "bastante extremo", el responsable de la ONT ha esgrimido que en España la justicia ha dictaminado sobre situaciones en las que determinadas creencias religiosas impedían ciertos tratamientos.

Se ha referido, como ejemplo, al rechazo por parte de los Testigos de Jehová a recibir transfusiones sanguíneas, supuestos en los que "con relativa frecuencia" el juez autoriza a los médicos a llevar a cabo la transfusión.

Matesanz ha reiterado que en este país es frecuente que algunos pacientes decidan no recibir un trasplante, si bien se trata en la mayor parte de las ocasiones de personas mayores o aquejadas de otras enfermedades graves adicionales.

Estas decisiones, comparadas con recibir o no una transfusión son "palabras mayores", ha matizado el experto, quien ha subrayado que los facultativos suelen respetar la libertad del enfermo que, tras años de sufrimiento, decide que "ya está bien".

La ONT no tiene constancia de ningún caso similar al de la niña británica, ante el que, en opinión de Matesanz, sólo cabría el acuerdo del equipo médico y la familia para no llevar a cabo la intervención -como ha ocurrido en el Reino Unido- o, en caso contrario, la decisión última sería competencia del juez. EFE

ad/jmi