Quantcast

Mini Challenge durará tres años y tendrá por año 67.000 euros en premios

(Corrige cantidad en el título)

Madrid, 11 nov (EFE).- Mini ha anunciado hoy el programa definitivo de la Challenge que se disputará los próximos tres años como parte del programa el Campeontao de Estaña de GT y el internacional GT Open, con una bolsa de premios para cada temporada de 67.000 euros.

La nueva copa monomarca, presentada en el madrileño circuito del Jarama, arrancará el 3 de mayo en el circuito de Cheste, para continuar el 17 de mayo en el nuevo trazado portugués de Portimao, el 15 de junio en el Jarama, el 13 de septiembre en La Torrecica (Albacete), el 10 de octubre en Jerez y el 25 de octubre en Montmelo (Portimao y Montmelo son reuniones del GT Open).

En la presentación ha sido mostrado el coche con el que se disputará el campeonato, un desarrollo sobre el Mini Cooper Works, equipado con el motor de 1.598 c.c. desarrollado conjuntamente por los grupos BMW y PSA, con la preparación de serie, que proporciona 211 caballos de potencia y es capaz de lanzar el coche a 240 km/h y proporcionar una aceleración de o a 100 km/h en 6,1 segundos.

Modificado de frenos y equipado con todas las normas de seguridad exigidas en Europa, este Mini Chellenge tiene un precio sin UIVA de 41.930 euros, que puede ser adquirido por los competidores con una novedosas fórmula de financiación proporcionada por Mini, basada en 36 cuota de 1.160 euros y un pago final de 14.600 euros, que también podría ser diferido en 60 cuotas.

Al precio del coche, cuya financiación tiene coste cero de apertura y cancelación, se han de sumar 15.000 euros de inscripción para la temporada, que también pueden ser aplazados.

Los gastos pueden ser divididos entre los dos pilotos posibles por equipo, ya que la Challenge ha sido diseñada para que puedan competir dos pilotos por coche, cada uno de ellos con sus propios entrenamientos (30 minutos) y una carrera al sprint de 9 vueltas o 25 minutos, además de una resistencia de 50 minutos con cambio de piloto.

La Challenge llega a los circuitos españoles después de cuatro años de actividad en Alemania, Nueva Zelanda y Australia, aunque en el caso español se diferencia por la carrera de resistencia.

La Mini Challenge llega en un momento de crisis en el mercado del automóvil, circunstancia a la que el director de la filial española de Mini, Juan José Solís, ha restado importancia, ya que es precisamente en estos momentos cuando más actividades hay que tener para mantener alto del valor y el conocimiento de la marca. EFE

fam/sab