Quantcast

La Real, más pendiente de las posibles sanciones que del partido de Tenerife

San Sebastián, 11 nov (EFE).- Los jugadores de la Real Sociedad comienzan a recuperarse de la conmoción que ha supuesto la grave lesión de su goleador Íñigo Díaz de Cerio, aunque en el entorno nadie habla todavía del partido del Tenerife al estar más pendiente de las posibles sanciones al club por el botellazo al técnico Juan Manuel Lillo.

El Comité de Competición examinará hoy el acta del colegiado castellano leonés González González y tiene pendiente de determinar el castigo al lateral Carlos Martínez, tarjeta roja al protestar desde el banquillo.

También debe pronunciarse sobre la agresión a Lillo de un aficionado que lanzó una botella contra el colegiado y decidir el resultado final porque el partido fue suspendido a falta de un minuto para la conclusión.

A estas cuestiones, hay que añadir el procedimiento concursal al que está sometido el club dada su insolvencia, con la posible remoción del actual Consejo de Administración como hipótesis no descartada para que una administración judicial saque a la Real de la actual situación.

El partido ante el Tenerife, por todo ello, está en un segundo plano a pesar de la importancia del resultado, sobre todo si es un triunfo, que podría permitir a la Real engancharse a la lucha por el ascenso, ahora a cuatro puntos.

El delantero turco Necati Ates ha sido hoy el protagonista tras el entrenamiento del equipo y ha asegurado estar "preparado" para coger el relevo goleador de Díaz de Cerio y demostrar que su olfato ante la portería rival no ha perdido facultades.

Reconoce que se le va a exigir "una gran responsabilidad" por las expectativas generadas con su contratación.

El jugador cedido por el Galatasaray ha dicho también que se encuentra "en buen momento de forma" y está convencido de que aprovechará "la oportunidad" inesperada que le llega por la grave lesión de su compañero, para el que ha tenido palabras de ánimo. EFE

cr/ab/nam