Quantcast

Uso de luces diurnas reducirá accidentalidad un 12%, según fabricante faros

Madrid, 11 nov (EFE).- La conducción con sistemas de iluminación diurnos puede reducir hasta en un 12% los accidentes por atropello de peatones y ciclistas, según un informe del fabricante de faros para automóviles Hella.

En este informe se destaca el dato de la Dirección General de Tráfico (DGT) de que el año pasado se produjeron un total de 235 accidentes mortales por esta causa.

Para Hella, la puesta en marcha de esta medida beneficiaría principalmente a dos de los colectivos de riesgo más importantes como son los conductores mayores de 65 años (15% del total) y los vehículos de más de diez años de antigüedad, actualmente el 32% del parque circulante.

La incorporación obligatoria de iluminación diurna para turismos a partir de 2011 favorecerá una conducción más responsable hasta el punto de llegar a reducir entre un 3 y un 5% anual el número de víctimas mortales en carretera.

El empleo de este tipo de luz diurna también será efectivo dentro de ciudad, pues permitirá reducir hasta un 8% los accidentes registrados en recorridos por núcleos urbanos, al transmitir a peatones y ciclistas una sensación más cercana del automóvil.

Estos datos coinciden con la reciente recomendación de la DGT de llevar encendidas las luces durante el día, coincidiendo con el cambio de horario invernal.

Para la fuente informante, supone un avance en materia de seguridad vial, ya que este tipo de iluminación favorecerá que los vehículos puedan "ver y ser vistos".

Nueve de cada diez siniestros que se producen en las carreteras españolas se deben a un fallo humano relacionado con una percepción deficiente al volante y un tiempo de reacción excesivo que limita la velocidad de frenada o maniobra.

Por la experiencia de otros países donde ya está en vigor esta medida como Noruega, Suecia, Italia y Canadá, se considera que un uso previo voluntario a modo de recomendación, hasta alcanzar al 30% de los conductores españoles, facilitará la incorporación "natural" de la normativa como una rutina más al volante.

Hella recomienda la incorporación de sistemas automáticos de iluminación diurna con tecnología LED (Light-Emitting Diode), caracterizados por un consumo reducido de energía, una larga vida útil y capaces de activarse directamente al accionar el motor.

La diferencia fundamental entre la luz de cruce y la iluminación diurna estriba en que la primera tiene como función principal aportar buena visibilidad de noche, por lo que su haz de luz es diferente y se dirige de forma distinta a la calzada, es decir, tiene como objetivo alumbrar la zona situada delante del vehículo.

La iluminación diurna con tecnología LED es una luz más brillante, con un haz de luz cónico más elevado que mejora la visibilidad de vehículos y peatones.

Este sistema tiene un consumo mínimo de energía (7 vatios) y combustible (entre un 1% y un 3% más), así como una vida útil de más de 10.000 horas. EFE

aa/vnz