Quantcast

El presidente de Ruanda visita a su jefa de protocolo en una cárcel alemana

Berlín, 11 nov (EFE).- El presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha visitado hoy a su jefa de protocolo, Rose Kabuye, en una prisión de la localidad alemana de Fráncfort, donde se encuentra como sospechosa del asesinato de un antiguo mandatario de su país por orden de un tribunal francés.

La política ruandesa está bien y dispuesta a afrontar el proceso al que será sometida en Francia, dijo Kagame lacónicamente a la prensa al abandonar la cárcel de Fráncfort, capital financiera de Alemania.

El presidente de Ruanda está en la citada localidad invitado por la Bolsa de Fráncfort y no tiene previsto celebrar encuentro alguno con las autoridades alemanas.

La jefa de protocolo ruandesa fue detenida el domingo, en el aeropuerto de Fráncfort, atendiendo a una orden de detención dictada por un tribunal francés como sospechosa de implicación en el asesinato del ex jefe del Estado de Ruanda Juvenal Habyarimana.

Rose Kabuye accedió ayer a ser extraditada a Francia desde Alemania, informó su abogada alemana, Hildegard Becker-Toussaint.

Desde entonces está en una penitenciaria para mujeres a la espera de la decisión de la justicia alemana.

A Kabuye se le imputa pertenencia en una organización terrorista e implicación en el asesinato del presidente Habyarima en 1994.

El juez de instrucción galo Jean-Louis Bruguière, atribuye a Kabuye, dirigente del Frente Patriótico de Ruanda, su participación en el complot para asesinar al entonces presidente.

Bruguière ha dictado un total de nueve órdenes de detención contra otros tantos estrechos colaboradores de Kagame, de quien exige que sea también procesado por el Tribunal Internacional para el genocidio en Ruanda de la Haya por participar en el mismo crimen.

Habyarimana murió el 6 de abril de 1994 cuando el avión en el que viajaba de regreso a Ruanda fue derribado en un atentado terrorista.

Fuentes diplomáticas alemanas señalaron al respecto que las autoridades ruandesas fueron informadas a principios de mes de que si Kabuye o cualquiera de los otros colaboradores de Kagame que reclama la justicia francesa entraban en Alemania serían inmediatamente detenidos.

Tras conocerse las órdenes de detención dictadas por el juez Bruguière, Ruanda rompió relaciones diplomáticas con Francia, país al que acusa a su vez de participar en el genocidio de 1994.

Ruanda acusa a Francia de haber formado a las milicias hutu, que en 1994 y en sólo tres meses masacraron a 800.000 personas de la etnia tutsi. EFE

jcb-gc/mcd