Quantcast

Egipto intenta aplazar proceso de CPI contra presidente sudanés

El Cairo, 11 nov (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Ahmed Abul Gheit, afirmó que su país intenta aplazar el proceso abierto en la Corte Penal Internacional (CPI) contra el presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir.

Según informó hoy la agencia oficial de noticias egipcia MENA, Gheit hizo estas declaraciones anoche en el programa de televisión "Etkalem" (habla) difundido por la televisión estatal.

El fiscal jefe de la CPI, Luis Moreno Ocampo, anunció el pasado 14 de julio una acusación por crímenes de guerra y genocidio del presidente sudanés y solicitó a los jueces que emitieran una orden de arresto para que pueda ser capturado y juzgado en La Haya.

La acusación está vinculada con el papel de Al Bashir en la guerra de Darfur, que estalló en febrero de 2003 y que ha causado unos 300.000 muertos y ha obligado a dos millones y medio de personas a abandonar sus hogares, según cálculos de la ONU.

El ministro egipcio recordó que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene la potestad de posponer un proceso en el CPI por razones extraordinarias, una decisión que todavía no ha adoptado ese órgano de Naciones Unidas.

"Creemos que no se puede lanzar acusaciones contra el presidente de un país mientras su pueblo vive en mucha tensión, ya que el asunto de Darfur es muy complicado", afirmó Gheit.

El ministro insistió en la necesidad de lograr la seguridad y la estabilidad en Sudán, y consideró que la paz en este país influirá de manera directa en sus vecinos.

El pasado 15 de octubre los jueces de la cámara preliminar de la CPI pidieron a la fiscalía "material adicional" antes de decidir si emiten una orden de arresto contra Al Bashir. La fiscalía tiene de plazo hasta el 17 de noviembre para aportar la documentación.

El caso contra Bashir es la segunda investigación de la CPI sobre presuntos crímenes de guerra en Sudán.

Previamente, el 1 de mayo de 2007, la CPI emitió órdenes de arresto contra el ministro de Asuntos Humanitarios de Sudán, Ahmad Mohamed Harún, y el líder de la guerrilla "yanyauid", Ali Kushayb, acusados de cometer crímenes de guerra y de lesa humanidad.

El 8 de septiembre pasado, el presidente de turno de la Unión Africana y gobernante de Tanzania, Jakaya Kikwete, pidió el aplazamiento de las acciones judiciales contra Al Bashir, al considerar que "lo más importante y la prioridad ahora es la paz".

La Liga Árabe, de la que también forma parte Sudán, también ha hecho una petición en el mismo sentido. EFE

hh/ag/wm