Quantcast

Destituidos dos fiscales por irregularidades en causas sobre paramilitarismo

Bogotá, 10 nov (EFE).- La Fiscalía General de Colombia destituyó a dos investigadores por graves irregularidades en los procesos sobre paramilitarismo que tenían a su cargo, uno de ellos contra el hermano del ministro del Interior y de Justicia, informaron hoy medios periodísticos de Bogotá.

El informativo "CM&" de la televisión pública identificó a los funcionarios destituidos como Jorge Echeverri y Ricardo Mezamel, que ejercían como fiscales delegados ante el Tribunal Superior de Bogotá y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), respectivamente.

El primero de ellos tenía a cargo una investigación sobre presuntos nexos de Guillermo Valencia, hermano del ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia, con grupos paramilitares.

Según el informativo, Echeverri "había dispuesto la nulidad de todo lo actuado" en esa causa, en la que también están implicados el empresario Juan Felipe Sierra y el paramilitar John Freddy Manco, conocido con el alias de "El Indio".

El proceso se inició tras unas charlas telefónicas interceptadas en las que Guillermo Valencia, hasta hace poco director de la fiscalía en Medellín, hablaba con Sierra sobre la retirada de Manco del organigrama de una nueva banda paramilitar liderada por el presunto narcotraficante Daniel Rendón ("Don Mario").

Rendón fue mando medio del desaparecido Bloque "Élmer Cárdenas" (BEC) de la disuelta organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), pero siguió en la clandestinidad y formó una nueva banda.

Al igual que Sierra y Manco, Guillermo Valencia fue detenido para que comparezca en un proceso por su relación con paramilitares, causa que se sigue en Bogotá.

El otro destituido, Mezamel, era el responsable de la investigación que se sigue contra el ahora ex senador Luis Alberto Gil, detenido por orden de la CSJ y que lo vinculó con el escándalo de la "parapolítica", por la relación de congresistas y funcionarios con las AUC, que se disolvieron a mediados de 2006 con el desarme de más de 31.000 paramilitares.

La CSJ investiga por ello a unos setenta legisladores, la mitad de los cuales están detenidos.

El informativo precisó que, una vez que renunció a su fuero como senador, la CSJ trasladó a la Fiscalía General la causa contra Gil.

La causa quedó en manos del fiscal delegado Mezamel, que "desde hace trece meses tenía archivado el proceso" que se le seguía a este ex legislador, fundador y presidente del movimiento Convergencia Ciudadana, con sede en la ciudad de Bucaramanga (nordeste).

Las destituciones fueron formalizadas por el fiscal y el vicefiscal generales, Mario Iguarán y Guillermo Mendoza, respectivamente, agregó "CM&", que indicó que las decisiones siguieron a una enérgica carta de la CSJ a esta entidad judicial, por demoras en los procesos sobre paramilitarismo que tiene a cargo.

La nota a la fiscalía fue enviada el pasado jueves por la Sala Penal de la CSJ. EFE

jgh/jsg