Quantcast

Autoridades ordenan remover escombros escuela que se derrumbó en la capital

Puerto Príncipe, 10 nov (EFE).- Las autoridades de socorro haitianas abandonaron hoy sus esperanzas de hallar más supervivientes y decidieron remover por completo los escombros del colegio que se desplomó el viernes en Petionville, periferia este de Puerto Príncipe, causando al menos 92 muertes y más de 150 heridos.

El anuncio fue dado a conocer en el lugar del siniestro por el ministro de la Juventud, Evans Lescouflair, responsable de las operaciones de salvamento, y por su homólogo de Seguridad Pública, Luc Eucher Joseph, quienes se hicieron acompañar de socorristas locales, estadounidenses y martiniqueños.

La decisión se tomó tras el convencimiento de las autoridades de que no habría más supervivientes de la tragedia, y sobrevino después de que un grupo escogido de tres periodistas fueron autorizados a observar con una cámara infrarroja, la realidad del lugar.

Una vez concluido el encuentro con la prensa, socorristas empezaron a remover los residuos del desplomado edificio bajo fuertes medidas de seguridad implementadas por la Policía Nacional y militares de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

Lecouflair anunció, sin embargo, que los trabajos se ejecutarán con la debida "prudencia" con el propósito no solo de proteger a los socorristas, sino a los cuerpos que sean hallados.

Entre tanto, miembros del personal de la embajada suiza encabezados por su embajador, Urs Berner, donaron sangre para ayudar a las personas heridas.

Asimismo, el gobierno de Francia anunció hoy la donación de 20.000 euros para volver a edificar el colegio "La Promesa Evangélica".

El ayuntamiento de Petionville, por su lado, llamó a la población a guardar luto por los fallecidos.

El derrumbe del colegio "La Promesa Evangélica" ocurrió en la mañana del viernes pasado cuando numerosos alumnos se encontraban en las aulas y otros en el patio de recreo del colegio, dijeron medios locales, que indicaron que ese centro acogía a unos 700 estudiantes. EFE

rc/rs/mop

(con fotografías)