Quantcast

Inversionista de CaribeVisión afirma que Paolo Vasile no dice la verdad

Miami (EEUU), 10 nov (EFE).- Un inversionista que presentó una demanda judicial en EEUU contra el presidente de la cadena de televisión CaribeVisión, Carlos Barba, afirmó hoy que detrás de su acción no se esconde nada "raro o turbio", como así lo insinuó, dijo, el consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile.

Vasile "no dijo la verdad" cuando indicó días atrás en España que "hay algo poco transparente" en mi demanda, señaló a Efe Alfredo Fraile, inversor minoritario de la empresa, quien interpuso una demanda contra Barba por fraude y violación de deberes fiduciarios.

Precisó que, si bien es cierto que él fue quien presentó a Vasile al presidente y fundador de CaribeVisión en 2007, no lo es menos que ha actuado en todo momento desde la transparencia.

La prueba de esto, aclaró Fraile, antiguo vicepresidente de Telecinco, es que "hay una demanda en un tribunal" y, además, "se lo avisé (a Vasile)", explicó el inversor, quien aseguró que, de hecho, recibió un correo electrónico de Vasile en el que le deseó mucha suerte.

"Personalmente le informé a Vasile de que empezaba el procedimiento legal en defensa de los accionistas minoritarios", apuntó.

Telecinco de España entró en febrero pasado a formar parte del accionariado de CaribeVisión, que opera actualmente en Miami, Nueva York y Puerto Rico.

Reiteró que es "totalmente falso" que haya una intencionalidad oculta detrás de la demanda. "Todo es transparente (…) y me molesta que Vasile haga esos comentarios", en lugar de abstenerse y dejar actuar a la justicia, puso de relieve.

En ese sentido, manifestó su disgusto por un proyecto mediático que, pese a que en un primer momento despertó su entusiasmo como socio y asesor, luego, bajo la dirección de Barbas, "se fue deteriorando y desvirtuando".

A su juicio, Barba resultó "incapaz de llevar adelante la idea" y, además, presentó un presupuesto para este año que preveía una facturación de 24 millones de dólares cuando "resulta que va a perder 20 millones" la empresa.

Explicó que Barba no sólo se negó en fechas pasadas a que se reuniera la junta directiva para analizar la situación, como había pedido Fraile, sino que le despidió y le prohibió la entrada en CaribeVisión, que se inauguró en 2007.

La demanda presentada por Fraile, quien insistió en que su única defensa fue recurrir a la justicia, asciende a casi tres millones de dólares.

Se trata de una demanda personal que busca una compensación económica por el trato recibido como "persona y asesor de la compañía" durante estos dos años que trabajó para CaribeVisión, agregó.

Alfonso J.Pérez, abogado de Fraile, apuntó que la decisión de Barba de prohibir que su defendido tuviese acceso a CaribeVisión se produjo después de que éste le plantease al presidente del canal cuestiones sobre "numerosas irregularidades administrativas" en la dirección. EFE

emi/esc/cd