Quantcast

Sindicatos piden al G-20 que continúen bajadas tipos y supervisen sus bancos

Madrid, 10 nov (EFE).- Los recortes coordinados de los tipos de interés deben seguir, los bancos centrales deben rendir cuentas públicas y a los privados se les debe supervisar desde los gobiernos, según las recetas para salir de la crisis de la organización sindical mundial Global Unions.

Estas propuestas, así como otras muchas, están incluidas en un documento elaborado por la Confederación Sindical Internacional (CSI), a la que pertenecen CCOO y UGT, ante la reunión del G-20 sobre la crisis.

El documento, titulado "Declaración de Washington", fue entregado esta tarde por los secretarios generales de CCOO y de UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la reunión preparatoria de la Cumbre del G-20 del próximo 15 de noviembre.

Los sindicatos internacionales consideran que los gobiernos del G-20 deben reconocer la necesidad "urgente" de empezar a trabajar en un sistema económico "más incluyente, justo y democrático para la gobernanza de los mercados globales".

Al respecto, los representantes de los trabajadores reclaman tener un puesto en la mesa y ser parte de las "cruciales" negociaciones que se celebrarán en las diferentes instituciones durante los próximos meses.

De la crisis, que dicen ha provocado la pérdida de "tres trillones de dólares" en riqueza neta de los hogares, advierten de que el sistema bancario seguirá "desangrándose" a menos que cese la caída en los precios de los bienes y en el empleo.

Los sindicatos exigen el inicio de un "plan de recuperación a gran escala", en el que se produzcan "tantos recortes coordinados de los tipos de interés como sea necesario" y en el que los gobiernos presenten programas de inversión en infraestructuras y un paquete de medidas, un nuevo "Green New Deal", que cree empleos a través del desarrollo de energías alternativas.

Además, para garantizar que nunca vuelva a producirse una crisis de esta "envergadura" defienden que los bancos centrales informen de sus cuentas, que a las entidades privadas les supervisen los estados, el fin de los paraísos fiscales y una adecuada protección de los consumidores frente a los créditos "abusivos".

Asimismo, creen que es la hora de invertir en las personas, tanto en educación como en salud, algo que recomiendan encarecidamente a la nueva administración norteamericana.

A la Unión Europea le aconsejan que no "bloquee" los proyectos de inversión por una aplicación "errónea" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y a la comunidad internacional que extienda rápidamente los préstamos de urgencia del FMI y Banco Mundial, entre otros. EFE

jmj/ap