Quantcast

El gran inicio de Salgado minimiza los efectos de la marcha de Marcelinho

Ramón Orosa

Bilbao, 10 nov (EFE).- El gran inicio de temporada de Javi Salgado está minimizando en el Iurbentia Bilbao Basket la marcha de Marcelinho Huertas, su principal figura la pasada temporada, en la que fue elegido como mejor base del campeonato.

Salgado, capitán de un equipo con el que ha ido creciendo desde que llegase a él en LEB-2 hace siete temporadas y complemento ideal el curso anterior para el incisivo baloncesto del brasileño, se está multiplicando este año para evitar que se recuerde al paulista.

Así, ante la falta de acoplamiento al nivel que exige el entrenador, Txus Vidorreta, del letón Janis Blums, que incluso obliga a jugar de base a veces a otra de las incorporaciones de esta temporada, Renaldas Seibutis, el base se está viendo obligado a jugar unos 30 minutos de partido.

Y está haciéndolo francamente bien. Es más, es el máximo responsable de que su equipo haya salido de la séptima jornada con balance positivo (4-3), ya que otros jugadores claves, como Fred Weis, Lucas Recker y al principio Marko Banic, no han estado al nivel de años anteriores.

La importancia de Salgado para su equipo en lo que va de curso la reflejan las estadísticas, especialmente la de mejor pasador de la competición, que lidera con holgura con casi 5 asistencias por choque (34 en 7 partidos).

Pero, además, se ha colocado ya entre los 30 máximos anotadores, entre los 20 más valorados y entre los 10 que más faltas han recibido y que más minutos han jugado. Incluso su contribución en el rebote defensivo le ha permitido hasta esta última jornada, en la que no cogió ninguno, estar entre los 15 mejores de ese apartado y entre los 15 mejores reboteadores nacionales.

Pero esos números, siendo llamativos, sobre todo en un base, no alcanzan a reflejar la contribución del de Santutxu en la cancha, donde en ocasiones, como en los dos últimos partidos del Iurbentia en casa, ante Bruesa GBC y Cajasol, parece dominar el encuentro a sus anchas y decantarlo definitivamente cuando lo considera oportuno.

En ambos partidos fueron innumerables las parejas defensivas que le pusieron enfrente Pablo Laso (Uriz, Sergio Sánchez, Andrade …) y Manel Comas (Ellis, Rivero, Pecile …) para tratar de agotarle, ante la gran cantidad de minutos que se ve obligado a jugar.

Pero a ninguno le salió la estrategia. Frente al Cajasol, incluso, afinó en la única debilidad que estaba mostrando desde el inicio del curso: los tiros de campo.

Eso le llevó a acabar con un 6 de 9 (2/3 en tiros de dos, y 4/6 en triples) que le ayuda a mejorar un 35 por ciento los tiros de dos y un 29 por ciento los tiros de tres que llevaba hasta la última jornada.

En ella, Salgado acabó como máximo anotador de su equipo (20 puntos) y como jugador nacional más valorado (26). Justo premio a su gran partido y un reconocimiento más a su gran inicio de campaña. EFE

ro/og