Quantcast

Presidente de BCE defiende autonomía de autoridades monetarias ante la crisis

Sao Paulo, 10 nov (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, defendió hoy la autonomía de las autoridades monetarias nacionales para adoptar medidas frente a la crisis financiera mundial.

"No estamos todos en la misma situación, pues algunos tenemos un buen manejo de las expectativas inflacionarias y otros aún tienen que lidiar con las presiones inflacionarias", declaró Trichet en una rueda de prensa en Sao Paulo donde asistir a la reunión bimestral del Banco de Pagos Internacionales (BIS, en sus siglas en inglés).

Trichet admitió las "turbulencias y tensiones financieras mundiales que son fuertes y se han intensificado más", pero subrayó que ante "una desaceleración económica global" se debe adoptar "una política monetaria" que lleve en cuenta la situación de cada economía.

"Para aquellos (países) que tienen bajo nivel de déficit (fiscal), es apropiado que usen el margen de maniobra que poseen para fortalecer su crecimiento y amenizar el riesgo de inflación", añadió.

En ese sentido, comentó que la economía mundial "no está pasando por una deflación profunda", sino por un proceso más leve al que llamó "desflación".

"Con la caída del precio de las materias primas y una caída en la demanda hay un retroceso grande en las expectativas de inflación", anotó.

El funcionario elogió acciones individuales como el paquete de auxilio de 586.000 millones de dólares anunciado este fin de semana por China para revitalizar su economía.

"El Gobierno de China decidió irse por el camino que nosotros ya habíamos indicado. Fue una medida muy positiva", subrayó.

Trichet reconoció la cooperación entre los países para adoptar "medidas de ajuste", como los recientes cortes de los tipos de interés en la zona del euro, el Reino Unido y Estados Unidos, pero manifestó que cada nación debe definir su tasa de acuerdo a las "particularidades propias".

La liquidez de los mercados y "limpiar" el sistema financiero de los títulos "podridos" que todavía integran el mercado son los retos inmediatos de los bancos centrales, apuntó Trichet, para quien "las perspectivas más pesimistas ya no lo son tanto como al inicio de la crisis".

Los titulares de los cuarenta principales bancos centrales del mundo, entre ellos el BCE y la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, celebran hoy en Sao Paulo la reunión bimestral del BIS, llamado el "banco central de los bancos centrales". EFE

wgm/joc/jla