Quantcast

Acusado por homicidio mantiene su inocencia tras testificar ante un jurado

Pamplona, 10 nov (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha acogido hoy la primera jornada de una vista oral en la que el acusado por homicidio, Raúl Echeverría, ha defendido su inocencia ante un jurado popular que dictaminará si éste es culpable o no, de un delito doloso de homicidio como ha exigido el fiscal.

Los once miembros del jurado, constituido por seis mujeres y cinco hombres, han escuchado hoy en el juzgado nº 3 de lo Penal de Pamplona, el testimonio del acusado ante las preguntas que le han formulado tanto la defensa como la acusación.

El jurado decidirá si Echeverría es culpable de un delito doloso de homicidio, como ha exigido la acusación, o la libre absolución u homicidio por imprudencia que ha pedido para él la defensa.

Los hechos que se juzgan ocurrieron el 14 de julio de 2007 cuando, según el fiscal, el acusado se dirigió junto a su mujer a un bar de la localidad navarra de Villafranca, donde se encontraba el fallecido y su hijo, iniciándose "por razones que no han quedado suficientemente acreditadas" una discusión entre Echeverría y el fallecido, Feliciano Montoya.

Ambos se insultaron mutuamente, y una vez fuera del local, el acusado y la víctima volvieron a insultarse hasta enzarzarse en una pelea, en la que Echeverría propinó un puñetazo a Montoya.

Según la acusación, tras el puñetazo, Echeverría "empujó fuertemente" al fallecido "provocando que este cayera de espaldas al suelo, momento en que el acusado, aprovechándose de su situación de indefensión y actuando con pleno conocimiento y asunción de las consecuencias, golpeó varias veces la cabeza de Montoya contra el suelo dejándole inmóvil, abandonando seguidamente el lugar".

Por su parte, Echeverría ha defendido en todo momento que mientras la víctima permaneció en el suelo no le golpeó, y ha relatado que tras el forcejeo que se produjo entre ambos, los dos se cayeron, Montoya se golpeó en el suelo y quedó tendido hasta que su hijo le echó un vaso de agua y le incorporó.

En este sentido, el Ministerio Fiscal ha insistido en que la muerte de Montoya se produjo "exclusivamente" por "los golpes que el acusado le propinó de forma intencionada al golpear en al menos dos ocasiones su cabeza contra el suelo en el momento en que se encontraba indefenso".

Por su parte, la defensa ha alegado que la causa fundamental de la muerte fue el traumatismo craneoencefálico que sufrió la víctima, pero que bien le podía haber ocurrido también al acusado, ya que se debió a un golpe fortuito y ambos cayeron al suelo.

En este sentido, el acusado ha dicho que estuvo presente hasta que la víctima se incorporó con la ayuda de su hijo, y que en ningún momento tuvo la voluntad o la intención de causar la muerte a la víctima, pues ha comentado que si lo llega a saber "ni le hubiese pegado ni nada" y por ello ha insistido en que no golpeó a la víctima mientras ésta permaneció en el suelo.

El Ministerio Fiscal exige para Echevarría una pena de catorce años de prisión y una indemnización total de 115.759,81 euros, concretamente 99.222,70 para la mujer del fallecido, Argentina Montoya, y 16.537,11 para el hijo, Emilio Montoya, por los daños morales ocasionados.

Tras escuchar a las partes y al acusado, el tribunal del jurado, se ha programado la reanudación del juicio para la tarde, en al que los médicos forenses que practicaron la autopsia a la víctima han testificado, mañana lo harán los testigos y los dos Guardias Civiles que instruyeron el caso. EFE

sl lun-10-nov-2008 18:00