Quantcast

El juez investiga una operación policial contra una banda de extorsionadores

Barcelona, 10 nov (EFE).- El juzgado de instrucción número 7 de Gavà (Barcelona) ha abierto diligencias previas para investigar el origen de las heridas sufridas en los testículos por un presunto miembro de una banda de extorsionadores durante su detención por los Mossos d'Esquadra.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, el juzgado ha admitido a trámite la denuncia presentada por el presunto extorsionador, que permanece hospitalizado, y ha acordado solicitar informes a la policía para conocer las circunstancias de la detención y los detalles de la operación realizada por los Mossos d'Esquadra.

El detenido, que está a la espera de pasar a disposición judicial una vez sea dado de alta, denunció que la policía le lanzó una bomba de humo que le estalló entre las piernas, lo que le provocó heridas en los testículos.

La operación policial, que tuvo lugar el pasado martes en Castelldefels (Barcelona), pretendía detener a tres miembros de una banda dedicada a extorsionar a morosos y que la policía considera "extremadamente peligrosa", por lo que los agentes que la llevaron a cabo pertenecían al GEI (Grupo Especial de Intervención), según fuentes de la policía autonómica.

De acuerdo con la versión de los Mossos, agentes del GEI interceptaron el martes en Castelldefels un coche en el que viajaban tres sospechosos y le dieron el alto, momento en el que el vehículo pareció dispuesto a arrancar "llevándose por delante a quien fuera".

En ese momento, un agente lanzó por la ventanilla del coche de los detenidos un bote de humo que cayó sobre las piernas de uno de los ocupantes del vehículo y que le explotó entre las piernas.

Al parecer, cuando éste cerró las piernas en un acto reflejo impidió la salida del aire del artefacto, que no está diseñado para estallar, provocando que explosionara, según mantienen los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos aseguran que la banda utilizaba una gran violencia y que llegaban a amenazar, dar palizas y torturar a las personas que no pagaban determinadas deudas, para lo que contaban incluso con "una sala de torturas" en los bajos de una vivienda del Baix Llobregat. EFE.

rg/rq/jmi