Quantcast

Alex, Arellano, Boselli y Pavlovich, los goleadores de los semifinalistas

Jaime Bernal

Bogotá, 10 nov (EFE).- El brasileño Alex, el mexicano Omar Arellano y los argentinos Mauro Boselli y Nicolás Pavlovich han movido a goles al Internacional, las Chivas de Guadalajara, el Estudiantes La Plata y el Argentinos Juniors hasta las semifinales de la Copa Sudamericana.

Boselli y Pavlovich comparten, junto al brasileño Carlos Alberto (Botafogo) y el paraguayo Marco Lazaga (Olimpia), el liderato de la clasificación de goleadores del certamen continental con cuatro tantos cada uno.

Casualidad o no, Alex y Arellano les escoltan con tres.

Uno de lo anotadores que llega en mejor momento es el brasileño Alex, quien recibió su primera convocatoria para la selección brasileña en septiembre de este año y fue, sin duda, la gran figura del Internacional en la serie de cuartos de final que terminó con la eliminación del Boca Juniors.

Alex Raphael Meschini, nacido el 25 de marzo de 1982 en Cornélio Procópio, marcó tres de los cuatro tantos que el Internacional le endosó al Boca Juniors: dos en la victoria en Porto Alegre por 2-0 y uno en la alcanzada por 1-2 en 'La Bombonera'.

Meschini o, simplemente Alex, llegó en el 2004 al Internacional proveniente del Guaraní y, aunque su debut profesional fue sólo hasta la temporada 2003, el centrocampista ya se ha alzado con los títulos de la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes 2006, la Recopa Sudamericana 2007 y de tres Campeonatos Gaúchos (2004, 2005 y 2008).

El talentoso y técnico creativo brasileño, dueño de un potente remate, tendrá como rival aparte en la semifinal contra el Chivas al punta mexicano Omar Arellano, miembro de una familia netamente futbolera.

El padre, quien lleva el mismo nombre, fue campeón en la temporada 1986-87 y su abuelo, Raúl, formó en las filas del 'rebaño sagrado' que se denominó el 'campeonísimo' por la gran cantidad de títulos sumados de 1956 a 1965.

Arellano fue le jugador más desequilibrante de las Chivas frente un histórico como el River Plate argentino al marcar uno de los goles con los que su equipo ganó el partido de ida en Buenos Aires y, además, contribuyó con sendas asistencias a sus compañeros en el empate a dos tantos en casa que le dio el boleto a las semifinales.

El 'Pinita', de 21 años, llegó a comienzos de 2007 a las Chivas tras debutar en 2004 en el Pachuca y, gracias a sus buenas actuaciones, sumadas a su buen regate y velocidad, lo han llevado a despertar el interés por clubes como el Atlético de Madrid, que dirige el también mexicano Javier Aguirre, y el Manchester United.

En la otra llave de las semifinales, que enfrentará a Estudiantes con Argentinos Juniors, los puntas argentinos Mauro Boselli y Nicolás Pavlovich.

Los goleadores de la Copa Sudamericana llegan más afilados que nunca con la misión de meter a sus equipos en la gran final y quedarse, sin compartirlo, con el título de máximo artillero.

Boselli, de 23 años, debutó en el Boca Juniors en 2003 y en su segunda temporada fue enviado a préstamo para el Málaga B de la segunda división española, pero en 2006 regresó a Boca donde casi no pudo jugar y por eso decidió integrarse en esta campaña al Estudiantes, equipo con el que ya suma siete tantos en el campeonato local y cuatro en la Copa.

El argentino, un oportunista con gran definición en el área, marcó un tanto en la victoria 2-0 de su equipo en el partido de ida de cuartos de final ante el Botafogo y anteriormente le anotó dos tantos en octavos de final al Arsenal de Sarandí, el campeón de la edición 2007, y otro al Independiente en la primer fase.

Pavlovich, en tanto, es el más veterano de los actuales cañoneros activos en la Copa y, al igual que Boselli, también se ha hecho presente con sus tantos en cada una de las fases de la Sudamericana.

Con 30 años y luego de pasar por cinco equipos en su país, el alemán Kaiserslautern, el ruso Saturn y el mexicano Morelia, llegó al Argentinos Juniors en donde se ha convertido en una las piezas clave para el entrenador Néstor Gorosito.

Pavlovich, un gran rematador de cabeza, suma, además de sus cuatro tantos en la Copa, el mismo número de anotaciones el campeonato local y su estatura de 1,86 metros le ayuda para convertirse en una verdadera torre difícil, de superar por la defensas rivales. EFE

jb/hbr/fc