Quantcast

Condenado juez de paz por increpar a agentes le recriminaron no llevara casco

Granada, 10 nov (EFE).- El juez de paz de Alhendín (Granada) ha sido condenado por una falta contra el orden público al pago de una multa de 240 euros por increpar y amenazar a dos agentes de la Policía Local que le requirieron la documentación al conducir un ciclomotor sin casco reglamentario y sin placa de matrícula válida.

Según el fallo del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Santa Fe, al que ha tenido acceso Efe, los hechos se remontan al pasado 29 de julio.

En un control de regulación del tráfico, los dos agentes se percataron de la presencia de un ciclomotor cuyo conductor carecía de casco de protección homologado y de placa de matrícula válida -llevaba una pintada a mano-, por lo que le requirieron el permiso de conducir y el seguro obligatorio.

El conductor dijo a los agentes que no tenía ningún tipo de documentación y que, como juez de paz del pueblo, podía circular en la moto "por todos los sitios esté o no en regla", según la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación.

La Policía pidió ayuda a la Guardia Civil ante la imposibilidad de contrastar la documentación del ciclomotor conducido por el acusado, que increpó a los agentes con expresiones como "quién os habéis creído que sois", "te voy a hundir", "no sabes lo que estás haciendo" o "tienes suerte de estar en un lugar público".

El acusado, que mientras esto se producía manifestaba a los transeúntes que le estaban quitando la moto al juez de paz, fue convencido una hora después para que desistiera de su intención de marcharse con el ciclomotor, al quedar éste inmovilizado.

No obstante, antes de marcharse se dirigió a uno de los agentes para pedirle que se identificara y hacerle advertencias como "no sabes lo que te va a pasar a ti" o "ya te cogeré sin uniforme".

Al rato, cuando la moto estaba siendo cargada en una grúa, regresó con un maletín y dijo a los agentes que ahí tenían los exhortos para que los repartieran, tras lo cual se dirigió a las dependencias de la Policía Local para pedir de nuevo, bajo amenazas, la identificación de uno de los agentes intervinientes.

Aunque el denunciado negó durante el juicio que condujera sin casco y que se personara en la Policía Local -sólo reconoció que tuvo un "enfrentamiento verbal" con los agentes-, la sentencia entiende que la "consistencia lógica" y la "fuerza de convicción" de las declaraciones de los agentes, unido a la "poco consistente" versión del acusado, constituye prueba de cargo suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia.

Agrega además que su condición de juez de paz no le exime del cumplimiento de la normativa administrativa en cuanto a la obligatoriedad de llevar casco homologado, matrícula y seguro.

"Antes al contrario, debe ser ejemplo de sometimiento en el cumplimiento de todo tipo de legalidad", según el fallo, que indica que el cargo de juez de paz tampoco justifica un "trato desconsiderado" con los agentes que ejercían su labor. EFE

bol/ja/jrr