Quantcast

Réplica de 3,9 grados tras sismo de 6,3 en provincia noroccidental de Qinghai

(Añade réplica y actualiza detalles sobre epicentro y declaraciones)

Pekín, 10 nov (EFE).- Una réplica de 3,9 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudió hoy la provincia noroccidental china de Qinghai una hora después de que otro de 6,3 grados azotara la misma zona, pero aún no se sabe si hay víctimas, informó la agencia oficial de noticias, Xinhua.

La Red Sismológica Nacional de China detalló que el seísmo de 6,3 grados comenzó a las 9:22 hora local (1:22 GMT) y azotó la prefectura autónoma tibetana-mongol de Haixi.

El epicentro del temblor se localizó 1.800 kilómetros al oeste de Pekín, a 37,6 grados de latitud norte y 95,9 grados de longitud este, a 10 kilómetros bajo tierra.

Por su parte, la pagina web del Sistema Geológico de Estados Unidos (USGS, siglas en inglés), notificó que el temblor fue de 6,5 grados.

El gobierno del distrito de Da Qaidam, cerca del epicentro, ha enviado tres equipos de 180 efectivos para cuantificar las pérdidas en las poblaciones afectadas.

"Aún no se ha tenido conocimiento de víctimas", aseguró Gu Xiaodong, funcionario del distrito.

La principal localidad del distrito, Da Qiam, apenas cuenta 16.000 habitantes de las etnias mongol, tibetana, los musulmanes Hui y Han, la mayoritaria en el país asiático.

Las escuelas de la localidad cerraron por precaución y las clases han sido suspendidas por lo menos durante un día.

El seísmo también se pudo notar en la capital provincial, Xining, así como en la ciudad industrial de Golmud, inicio de la línea de ferrocarril más elevada del mundo que conecta esta zona con Tíbet.

"Muchos habitantes dijeron que había sido el terremoto más fuerte que había vivido desde 2001", cuando un sismo de 8,1 grados sacudió Hol Xil, en la misma región, relató a la agencia oficial Luo Zhenggang, un funcionario de Golmud.

Qinghai es una región fronteriza con Sichuan, provincia en la que el pasado 12 de mayo un terremoto de 8 grados causó alrededor de 90.000 muertos. EFE

jt/tg