Quantcast

El huracán "Paloma" se esfumó sobre Cuba sin dejar víctimas pero sí destrozos

(Actualiza con datos oficiales)

Antonio Martínez

La Habana, 9 nov (EFE).- El huracán "Paloma" se esfumó sobre el este de Cuba sin causar víctimas pero sí numerosos destrozos, según informes oficiales, y quedó hoy apenas en una "zona de bajas presiones", de acuerdo con el Instituto de Meteorología de la isla.

El primer vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura, confirmó que no hay muertos y que los mayores daños los sufrieron cientos de viviendas, tras un recorrido por la zona afectada, que según medios oficiales visitará también el presidente Raúl Castro

Fuertes vientos de altura "rompieron en pocas horas la estructura vertical del huracán, a lo que se sumó la acción propia de su paso sobre tierra", explicó el Instituto de Meteorología sobre la imprevista disolución del "Paloma" poco después de llegar a la isla.

Los ciclones tropicales suelen fortalecerse al surcar las aguas cálidas del Caribe y se debilitan en tierra firme.

El Instituto indicó que el huracán, el tercero que llega a Cuba en diez semanas, azotó el sábado en la noche la provincia centro-oriental de Camagüey con categoría tres en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, pero que hoy "sólo quedan nubes medias y bajas que están provocando lluvias ligeras".

El ojo del "Paloma" tocó tierra cerca del puerto camagüeyano de Santa Cruz del Sur, de menos de 10.000 habitantes, que había sido evacuado totalmente, y destruyó allí 400 viviendas.

En ese pueblo 3.000 personas murieron hace 76 años, justo un 9 de noviembre como hoy, por los efectos del ciclón más violento que se recuerda en Cuba, de categoría cinco.

El fango rodea la estatua de una figura humana que recuerda mano en alto el nivel de siete metros que alcanzó el mar en 1932.

Los reportes de funcionarios y medios informativos cubanos, todos oficiales, mencionan hoy daños aislados y relativamente menores para un huracán que fue calificado de "extremadamente peligroso", aunque agregan que aún es temprano para cuantificar las pérdidas.

Aparte de los destrozos en viviendas -gran parte de los cubanos viven en chabolas precarias-, ha habido inundaciones de áreas costeras, desbordamiento de ríos, cultivos afectados por los vientos y las copiosas lluvias, infraestructuras averiadas y algunos pueblos aislados por puentes derrumbados o caminos cortados.

El huracán derribó una torre de telecomunicaciones en Santa Cruz del Sur, donde el mar penetró kilómetro y medio tierra adentro, con olas de hasta cuatro metros de altura, según el coronel Miguel Ángel Puig, jefe de Operaciones de la Defensa Civil.

Ejecutivos de la empresa de energía dijeron por la televisión estatal que no hubo daños mayores en las redes eléctricas principales, en contraste con los graves problemas originados por anteriores ciclones, de los que aún no se han repuesto totalmente algunas provincias.

El "Paloma" llegó a Cuba después de que arrasaran la isla entre el 30 de agosto y el 9 de septiembre los huracanes "Gustav" y "Ike", que causaron siete muertes y pérdidas calculadas oficialmente en 8.600 millones de dólares (6.760 millones de euros).

Según el Instituto de Meteorología, aunque los remanentes del "Paloma" salgan hoy al mar rumbo a las Bahamas, las condiciones actuales "no permitirán una regeneración del sistema".

Habrá aún marejadas en la costa sur desde Guantánamo hasta Camagüey, donde el sábado hubo elevaciones del Caribe de hasta cinco metros, pero "irán disminuyendo gradualmente a lo largo del día".

El "Paloma", que nació al este de Nicaragua en la madrugada del viernes y alcanzó la categoría cuatro en 24 horas, tocó tierra en Cuba con vientos máximos sostenidos de 175 kilómetros por hora (antes habían llegado a 220).

Están regresando hoy a sus viviendas casi un millón de personas que fueron evacuadas en varias provincias del oriente, incluidos pueblos enteros de zonas bajas y costeras, o que corrían peligro por eventuales inundaciones y deslizamientos de tierra.

La mayoría de los evacuados se trasladaron por su cuenta a casas de familiares y amigos con estructuras más sólidas o mejor situadas, mientras que otros fueron a albergues estatales.

La Defensa Civil levantó hoy el nivel de "alarma ciclónica" que había dictado el sábado para las provincias de Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y Ciego de Ávila.

En la actual temporada de ciclones en el Atlántico, que comenzó el 1 de junio y acabará el 30 de noviembre, se han formado dieciséis tormentas tropicales, de las cuales ocho ascendieron a huracanes, incluyendo al disuelto "Paloma". EFE

am/hma

(foto) (audio)