Quantcast

Mossos atribuyen a accidente que un detenido por extorsión resultara herido

Barcelona, 9 nov (EFE).- Los Mossos d'Esquadra atribuyen a un accidente que uno de los tres detenidos en una operación policial desarrollada en Castelldefels (Barcelona) contra una supuesta banda de extorsionadores resultara herido el pasado martes al estallarle entre las piernas una bomba de humo.

La operación, que tuvo lugar el pasado martes, iba destinada a arrestar a tres miembros de una banda dedicada a extorsionar a morosos y que la policía considera "extremadamente peligrosa", por lo que los agentes que la llevaron a cabo pertenecían al GEI (Grupo Especial de Intervención), ha explicado un portavoz de los Mossos.

Tras un tiempo de seguimiento de la banda, agentes del GEI interceptaron el martes en Castelldefels un coche en el que viajaban tres sospechosos y le dieron el alto, momento en el que, según la versión de la policía, el vehículo pareció dispuesto a arrancar "llevándose por delante a quien fuera".

En ese momento, un agente lanzó por la ventanilla del coche de los detenidos un pote de humo que cayó sobre las piernas de uno de los ocupantes del vehículo y que le explotó entre las piernas.

Al parecer, cuando éste cerró las piernas en un acto reflejo impidió la salida del aire del artefacto, que no está diseñado para estallar, provocando que explosionara.

La policía detuvo a los tres sospechosos, dos de los cuales se encuentran ya en prisión por orden judicial, mientras que el tercero, el herido, fue trasladado a un centro sanitario donde se recupera de lesiones en los testículos.

El detenido ha denunciado a los Mossos por torturas, lesiones y abuso a la autoridad al considerar que fue agredido a propósito sin que existiera motivo para ello, según varios medios de comunicación.

Las mismas fuentes de la policía autonómica han asegurado que el agente que lanzó el pote de humo tenía sólo dos opciones: o lanzar un tiro o hacer lo que hizo, y niegan que la actuación fuera desmesurada teniendo en cuenta la peligrosidad de la banda.

Los Mossos aseguran que la banda utilizaba una gran violencia y que llegaban a amenazar, dar palizas y torturar a las personas que no pagaban determinadas deudas, para lo que contaban incluso con "una sala de torturas" en los bajos de una vivienda del Baix Llobregat.

Han apuntado además que los detenidos son hombres "muy preparados físicamente y expertos en artes marciales".

El detenido que ha denunciado a los Mossos se encuentra ingresado en un centro sanitario y cuando sea dado de alta deberá comparecer también ante el juez para responder a las acusaciones que pesan sobre él. EFE

mje/mlb