Quantcast

Indonesia en alerta por temor a represalia tras ejecución de terroristas Bali

Juan Palop

Yakarta, 9 nov (EFE).- Indonesia permanece en alerta máxima por temor a una represalia terrorista tras la ejecución esta madrugada de los tres condenados por los atentados de Bali de 2002, que fueron enterrados hoy por un gentío de radicales y curiosos.

La Policía y el Ejército extremaron la vigilancia en Yakarta, Bali y los pueblos de procedencia de los tres fusilados, donde se produjeron disturbios durante los entierros.

Imam Samudra, Amrozi y Ali Gufron eran miembros de la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático, que no ha logrado cometer ningún atentado desde 2005 pero todavía cuenta con cierta capacidad operativa, señalaron a Efe varios observadores internacionales.

"Con la ejecución de los convictos, Bali no puede descuidarse", aseguró el jefe regional de la Policía en el enclave turístico, el inspector general Ashikin Husein, ya que la isla está considerada como uno de los principales objetivos de los terroristas.

No obstante, durante las horas posteriores al ajusticiamiento se han producido varias amenazas.

Un fragmento del supuesto testamento de los tres reos apareció publicado en Internet, apuntando directamente al presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, su vicepresidente y al fiscal general, aunque por ahora la Policía no ha logrado probar su autenticidad.

Por su parte, el establecimiento de la cadena hotelera Novotel en Semarang, la quinta mayor ciudad del país, fue desalojado tras un aviso de bomba, que posteriormente resultó ser falso.

Además, se vivieron momentos de tensión durante los funerales de los tres islamistas.

Efectivos antidisturbios cargaron esta mañana en varias ocasiones contra unos 500 radicales congregados en Tenggulun, localidad natal de los dos hermanos fusilados, Amrozi y Ali Gufron.

Los extremistas se reunieron allí para recibir los cuerpos de los dos reos, que llegaron en helicóptero desde la isla-prisión de Nusakambangan, con gritos en árabe de "¡Allahu akbar!" (Alá es grande) "¡Jihad!" (lucha).

Tildaron a los hermanos de mártires de la guerra santa y abuchearon a los policías, exhortándoles a abandonar el pueblo.

Horas más tarde, miembros de las fuerzas de seguridad continuaban patrullando las calles de Tenggulun con rifles, perros y vehículos blindados.

Mientras tanto en Serang, de donde procede Imam Samudra, tuvo lugar un tumultuoso funeral durante el cual se paseó el cuerpo del terrorista desde la mezquita al cementerio envuelto en una tela negra y con una inscripción coránica en árabe.

Para minimizar los problemas de orden público, los cadáveres de los ejecutados fueron trasladados en helicópteros hasta sus localidades de origen, evitando así una procesión por tierra que hubiera atraído a seguidores de los extremistas.

En el ámbito político, varios partidos moderados mostraron su certeza de que la ejecución era la salida justa y correcta al proceso.

Los tres condenados fueron fusilados a medianoche en la isla-prisión de Nusakambangan.

Habían sido condenados a la pena capital en octubre de 2003 y, tras seis años de batalla judicial, agotaron sin éxito todos los recursos legales para eludir el ajusticiamiento.

La Yemaa Islamiya fue fundada en 1995 con el objetivo de establecer un Estado islámico independiente formado por Indonesia, Malasia, Singapur y el sur de Filipinas y Tailandia, y se le atribuyen algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en la región.

Indonesia es la nación de mayor población musulmana del mundo, unos 200 millones de fieles, cerca del 90 por ciento, y la mayoría profesa un Islam moderado y rechazan el uso de la violencia. EFE

jpm/csm/pq

(foto) (audio)