Quantcast

Policía carga contra activistas en protesta contra convoy de residuos nuclear

Berlín, 9 nov (EFE).- La policía alemana disolvió hoy contundentemente el bloqueo protagonizado por unos 500 activistas antinucleares, que se apostaron sobre las vías ferroviarias en el trayecto destinado al convoy de residuos atómicos destinado al cementerio de Gorleben (norte de Alemania).

El contingente antidisturbios cargó contra los manifestantes, que se refugiaron en los bosques circundantes, mientras extinguían con cañones de agua varias barricadas incendiarias sobre los raíles.

Según un portavoz policial, la situación había adoptado dimensiones "imprevisibles", ante el paso en las próximas horas del convoy que partió el viernes de la planta de reprocesamiento de La Hague (Francia) con residuos de centrales nucleares alemanas.

El transporte entró en Alemania ayer con más de doce horas de retraso, hasta que la policía logró desprender a tres activistas que se habían adherido con cemento en los raíles.

En la región de Dannenberg, ciudad vecina al cementerio de Gorleben, miles de manifestantes pasaron la noche en vela entre sentadas y otros actos de protesta, mientras se preparaban para acciones masivas este domingo, cuando se espera llegue el tren.

Entre el viernes por la noche y ayer sábado se concentraron en la región unos 15.000 manifestantes, la mayor movilización del colectivo antinuclear de los últimos años.

Junto a los manifestantes llegados de todo el país participan en las protestas vecinos de la región y campesinos con sus tractores.

El convoy está formado por once vagones que transportan 17 toneladas de residuos, vitrificados y herméticamente protegidos en contenedores del tipo TN-85 de hasta un total de cien toneladas.

Desde su entrada, por el sur del país, a Dannenberg, distan unos 1.000 kilómetros y el últimos tramo, desde esa ciudad al cementerio nuclear de Gorlebe, unos veinte kilómetros, se realiza por carretera tras trasladarse los contenedores del tren a camiones.

Se trata del primer transporte desde hace dos años y la policía preparó un dispositivo de 16.000 agentes para proteger el convoy.

En el pasado, estos transportes iban acompañados de grandes manifestaciones antinucleares que en ocasiones generaron batallas campales contra la policía, la última de las cuales fue en 2001.

El propósito de la canciller Angela Merkel de revisar el plan de abandono de la energía nuclear acordado por el gobierno de su predecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder, ha revitalizado el movimiento antinuclear.EFE

gc/ig