Quantcast

Radicales reciben los cuerpos de islamistas ejecutados por atentado de Bali

Yakarta, 9 nov (EFE).- Centenares de radicales islámicos se concentraron hoy en los pueblos de los tres ejecutados esta madrugada en Indonesia por los atentados de Bali de 2002 para recibir sus cuerpos entre llamamientos a la guerra santa y abucheos a la policía.

Unas 500 personas se reunieron en Tenggulun (Java, suroeste del país), la localidad natal de los dos hermanos fusilados, Amrozi y Ali Gufron, informaron varios medios locales.

Los integristas se enfrentaron con agentes antidisturbios cuando aterrizó en el pueblo el helicóptero, llegado desde el presidio de Nusakambangan, con los restos mortales de ambos.

En Serang, población de Java donde reside la familia de Imam Samudra, el tercer islamista fusilado, tuvieron lugar también escenas de tensión durante el funeral, en el que se paseó el cuerpo desde la mezquita al cementerio envuelto en una tela negra y con una inscripción en árabe.

Indonesia decidió transportar en helicóptero los cadáveres de los tres ejecutados para evitar una procesión por tierra que atraiga a seguidores de los extremistas.

Los tres miembros de la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el sudeste asiático, fueron fusilados a medianoche en la isla-prisión de Nusakambangan, según informó la Fiscalía General.

La Fiscalía anunció a finales de octubre que los tres reos serían ejecutados "a principios de noviembre", aunque no dio más detalles sobre el ajusticiamiento por razones de seguridad.

Amrozi, Ali Gufron e Imam Samudra fueron condenados a la pena capital en octubre del 2003 y, tras seis años de batalla judicial, habían agotado sin éxito todos los recursos legales.

La Yemaa Islamiya fue fundada en 1995 con el objetivo de establecer un Estado islámico independiente formado por Indonesia, Malasia, Singapur y el sur de Filipinas y Tailandia, y se le atribuyen algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en la región.

Indonesia es la nación de mayor población musulmana del mundo, unos 200 millones de fieles, cerca del 90 por ciento de su población, y la mayoría profesan un Islam moderado, aunque recientemente experimenta un auge del radicalismo. EFE

jpm/csm/tg