Quantcast

Ejecución de los terroristas de Bali alivia a las familias de las víctimas

Sídney (Australia), 9 nov (EFE).- Familiares de las víctimas australianas de los atentados de Bali manifestaron hoy su alivio tras la ejecución de los autores de la matanza, que dejó 202 muertos y centenares de heridos en octubre del 2002.

La Fiscalía General indonesia confirmó anoche la muerte de Imam Samudra, Amrozi y Ali Gufron en la isla-prisión de Nusakambangan, al sur de Java.

El ministro australiano de Exteriores, Stephen Smith, recordó por su parte que Australia se opone a la pena capital, y manifestó que su Gobierno presionará a la ONU para que se establezca una moratoria sobre la pena de muerte.

Smith dijo que hoy es un día triste para Australia, país que perdió a 88 ciudadanos en los atentados.

"Es un recordatorio terrible de un evento horrible y terrible, no es un día que nos llene de júbilo ni un día de celebraciones", manifestó en un comunicado.

Para algunos familiares de las víctimas, como el magistrado Brian Deegan, cuyo hijo Josh de 19 años murió en Bali y quien se opone abiertamente a la pena capital, el ajusticiamiento cerrará un capítulo de su vida.

"No puedo leer un periódico, ver las noticias, mirar películas, porque constantemente se nos recuerda. Cada día, cada semana, cada mes en los últimos seis años se nos ha recordado (lo ocurrido) cuando menos lo esperábamos", manifestó Deegan al diario local "Sydney Morning Herald".

Maria Kotronakis, que perdió a sus dos hermanas y dos primas en los atentados, dijo que la muerte de los terroristas le hacía " feliz" porque habían esperado mucho tiempo para que se hiciera justicia.

Kotronakis opinó que los terroristas ejecutados "perdieron sus derechos como humanos" cuando atentaron contra las discotecas de Bali.

Uno de los heridos en los atentados, Erik de Haart, que celebraba en Bali con sus amigos y miembros del equipo de fútbol de la localidad australiana de Cogee el final de la temporada, aseguró se opone a la pena capital, pero "en esta ocasión era necesaria".

El equipo, que perdió a seis de sus jugadores, ha erigido un monumento en recuerdo de las víctimas de Bali en la playa de Coogee, donde se produjo una reunión espontánea de ciudadanos esta mañana tras conocerse la noticia de las ejecuciones.

Los socios del club se reunirán hoy no para celebrar la muerte de los terroristas, sino para recordar la vida de las víctimas. EFE

mg/csm/tg