Quantcast

Gigoló chantajista de la multimillonaria Klatten reclama derecho a intimidad

Berlín, 8 nov (EFE).- El gigoló suizo Helg Sgarbi, presunto chantajista de la multimillonaria Susanne Klatten, se queja del asalto a su esfera privada por los medios de comunicación tras salir a relucir su relación con la mujer más rica de Alemania.

"Denuncio el debate público que se ha producido, en que se han mezclado tanto nombres de víctimas como de personas de mi entorno familiar privado, citados como presuntos cómplices", afirmó el supuesto extorsionador de la heredera, según el semanario "Der Spiegel".

El individuo, un suizo de 43 años, considera que ello puede perjudicarle en el juicio al que previsiblemente se le someterá acusado de extorsión antes de que acabe el año.

El caso del chantaje a Klatten saltó a la luz pública hace una semana y desde entonces se ha convertido en un culebrón que ocupa grandes espacios en la prensa más popular, como "Bild", pero también en medios económicos como "Financial Times Deutschland".

Junto a los nombres del gigoló y su cómplice, Ernano Barretta, se han difundido los de la esposa del primero, así como detalles de su entorno y una supuesta secta en que, además de la extorsión, se practican favores sexuales.

Klatten, de 46 años, es la heredera de la familia Quandt, accionista mayoritaria del consorcio BMW y tiene un patrimonio estimado de 13.000 millones de euros (16.380 millones de dólares),

Durante meses, Klatten, que con su madre y su hermano Stefan tienen un 46 por ciento de las acciones de BMW, sufrió el chantaje de Sgarbi, un gigoló con quien se encontró en lujosos hoteles y balnearios durante varias semanas, hasta que la chantajeó.

El pasado mes de enero decidió denunciarlo por fraude pese a ser consciente de que con ello saltaría a la luz el caso.

Klatten, casada desde hace 18 años y madre de tres hijos, conoció a mediados de 2007 a Sgarbi.

En uno de sus encuentros, su cómplice, Barretta, grabó a la millonaria en situaciones aparentemente comprometidas.

Los dos hombres se encuentran ahora a disposición policial, a la espera de que se les abra juicio.

Sgarbi exigió primero a la millonaria 7,5 millones de euros (9,4 millones de dólares), cantidad que ésta le entregó.

Luego fue a por más y la chantajeó con publicar las fotos y las grabaciones.

Según otro semanario, "Focus", la multimillonaria recibió una carta las Navidades pasadas de su amante y chantajista en la que firmaba como "Tu tierno Guerrero" y le exigía otros 14 millones de euros (17,5 millones de dólares). EFE

gc-aia/hma