Quantcast

Rogge ve el dopaje y la inactividad de la juventud como retos para olimpismo

Viena, 8 nov (EFE).- El dopaje y la creciente inactividad de la juventud son los principales retos a los que se enfrenta el Comité Olímpico Internacional (COI), según su presidente, Jacques Rogge.

En declaraciones a la agencia APA, el funcionario belga, de 64 años, mencionó estos desafíos y se mostró dispuesto a presentarse para otra candidatura de cuatro años al frente del COI.

Con motivo de una visita a Viena para celebrar el viernes el centenario del Comité Olímpico Austríaco, Rogge consideró que la organización que preside está bien preparada para hacer frente a la crisis financiera mundial y celebrar los futuros juegos en Vancouver (Canadá), Londres y Sochi (Rusia).

Sobre el dopaje, dijo que esta plaga "es y sigue siendo un problema perenne en el deporte, pero nosotros hemos tenido bastante éxito (combatiéndolo). Hubo 39 casos antes de los juegos de Pekín, otros ocho durante las competiciones y siete que están pendientes".

En total, Rogge apuntó que se trataría de 15 casos en Pekín, para los que habrá esperar cuatro semanas, tras comparar el dopaje en el deporte con la delincuencia en la sociedad.

A su juicio, el COI sólo puede penalizar el dopaje en el deporte con castigos que sean aceptados por la Justicia y propugnó el alejamiento de las pistas por cuatro años para el consumo de anabolizantes y EPO, pero descartó la suspensión a perpetuidad, porque tampoco los delincuentes son ejecutados tras el primer delito.

Al hablar de las competiciones de fútbol en el olimpismo, Rogge declaró que el COI tiene problemas con los clubes, pero no con la FIFA, con cuyo presidente, el suizo Joseph Blatter, se entrevistará en breve para abordar esta cuestión.

En cuanto a los preparativos sobre los juegos de invierno de Sochi en 2014, dijo que la estructura deportiva es sólida, las finanzas están saneadas y todos los proyectos alpinos se desarrollan bien, aunque queda mucho por hacer en la construcción de carreteras de acceso e infraestructura.

Pero recordó que aún faltan seis años para su celebración, que el COI está alerta sobre los preparativos y que no hay razón para que cunda el pánico o la preocupación. EFE

rs/jag